miércoles, 28 de octubre de 2015

LA CONQUISTA BRITÁNICA DE ESPAÑA (XII)



Fotografía de la estatua de Simón Bolívar en la Belgrave Square, Londres. La inscripción reza: “Estoy convencido de que únicamente Inglaterra es capaz de proteger los preciados derechos del mundo, ya que es grande, gloriosa y sabia.” –Bolívar (también podría rezar una de sus mejores expresiones: “Yo no he podido hacer ni bien ni mal: fuerzas irresistibles (tal vez sería mejor decir ocultas) han dirigido la marcha de nuestros sucesos.”



El agradecimiento de Bolívar a los británicos

El agradecimiento de Bolívar a los británicos se manifiesta con mucha frecuencia en concesiones de todo tipo, y públicamente no se recataba en exceso a la hora de manifestar su sometimiento
Así, en el mensaje a los habitantes de Nueva Granada de 30 de Junio de 1819 dice:

“De los más remotos climas, una legión británica ha dejado la patria de la gloria por adquirirse el renombre de salvadores de la América. En vuestro seno, granadinos, tenéis ya este ejército de amigos y bienhechores, y el Dios que protege siempre la humanidad afligida, concederá el triunfo a sus armas redentoras.”

Armas redentoras que masacraron las poblaciones; armas redentoras que sometieron a la Hispanidad entera; armas redentoras que literalmente vaciaron las arcas de los virreinatos y transportaron los tesoros para mayor gloria de Inglaterra; armas redentoras que exterminaron pueblos indígenas; armas redentoras bajo cuyo auspicio se hundió el mercado de toda la Hispanidad en beneficio exclusivo del mercado británico; armas redentoras que, necesitando bases militares no dudaron en quedarse gentilmente con las Islas Malvinas o con la Guayana.
Lamentablemente en este caso no hablamos de historia negra inventada, sino de historia. Mejor tratada y con menos saña queda expuesta la idea por Pedro Muñoz, contemporáneo de los hechos, quién afirma:
“Réstame hablar de los ingleses, que llevados de su ambición e insaciable codicia, han animado, han mantenido y alimentado a los rebeldes vendiéndoles armas y municiones y mostrándoles un semblante de protectores para el caso de no poder conseguir cabalmente sus ideas. Se han llevado cuantos intereses hubo en ambas Américas y han arrastrado cuantas riquezas de plata y oro se habían podido reservar y guardar en mucho tiempo.”
El aporte de material de guerra y de contingentes militares británicos no se limitaría a los señalados. “Posteriormente, llegarían a Venezuela más voluntarios en expediciones comandadas por los coroneles del Ejército Británico: MacDonald, Campbell y Wilson”. “El Ejército del Sur de Sucre, conformado más por tropas inglesas que quichua-hablantes, fue sin duda más vitoreado desde los balcones de Quito que en las comunidades andinas del sur Gran Colombiano.”

Y no es de extrañar, cuando ”En la parroquia anglicana de St. Agnes —en Kensington Park, Londres— se organizó un proceso masivo de reclutamiento el 4 de mayo de 1817, emprendido por Luis López Méndez, agente personal del “libertador” Simón Bolívar, autorizado por el Gobierno británico y auspiciado entusiastamente por el vicario de St. Agnes, el Rev. Henry Francis Todd.
Bolivar_statue,_Belgrave_Square,_Belgravia_-_DSC05405
En diciembre de ese mismo año, cinco contingentes voluntarios se embarcaron para la América del Sur. Pocos meses después desembarcan en la isla de Margarita, el 21 de abril de 1818. El Estado Mayor británico estaba compuesto por los coroneles McDonald, Campbell, Skeene, Wilson, Gilmore y Hippsely, y el mayor Plunket. El continengente anglo-Bolívariano contaba con un total de 127 oficiales, 3840 soldados (entre lanceros, dragones, granaderos, cazadores, rifles, húsares y simples casacas rojas), y el apoyo naval de las cañoneras HMS “Indian”, HMS “Prince”, HMS “Britannia”, HMS “Dawson” y HMS “Emerald”. “Muchos próceres británicos hubo en la América del Sur. Los nombres de Daniel Florence O’Leary, Gregor MacGregor, John Devereux, los hermanos James y John Mackintosh, Richard Trevithick, Thomas C. Wright, Alexander Alexander, George L. Chesterton, William Davy, Thomas I. Ferrier, Thomas Foley, Peter A. Grant, James Hamilton, John Johnstone, Laurence McGuire, Thomas Manby, Richard Murphy, John Needham, Robert Piggot, William Rafter, James Robinson, Athur Sandes, Richard L. Vowell, etc. Asimismo y simultáneamente, los buques británicos “Indian”, “Prince”, “Britannia”, “Dawson” y “Emerald”, servirán a los “patriotas”. Todas sus historias al servicio de los intereses británicos merecen ser contadas.”

Extraños nombres los de los patriotas neogranadinos. Se podrá argüir que esta intervención estaba meditada por la Gran Bretaña… algo de lo que no cabe la menor duda, pero la complicidad de “los libertadores” es manifiesta; así, en Julio de 1818, Bolívar escribía a su agente en Londres: “Con respecto á los buques Príncipe de Gales, Two Friends, Gladuvin, y Morgan Battlen no puedo decir á Usted otra cosa sino que ninguno de ellos ha entrado á este Puerto. De los oficiales que trahian, unos han venido en otros buques á que se han trasbordado en las Antillas, otros se han quedado en ellos ó han tomado los destinos que han querido.”
El 15 de Agosto de 1818, hace una nueva declaración de sus principios: “Extranjeros generosos y aguerridos han venido a ponerse bajo los estandartes de Venezuela. ¿Y podrán los tiranos continuar la lucha, cuando nuestra resistencia ha disminuido su fuerza y ha aumentado la nuestra? La España, que aflige Fernando con su dominio exterminador, toca a su término. Enjambres de nuestros corsarios aniquilan su comercio; sus campos están desiertos, porque la muerte ha segado sus hijos; sus tesoros, agotados por veinte años de guerra; el espíritu nacional, anonadado por los impuestos, las levas, la inquisición y el despotismo. La catástrofe más espantosa corre rápidamente sobre la España.”






Referencias bibliográficas utilizadas en este capítulo

Ministerio de educación nacional. Colombia. Bolívar, Camilo Torres y Francisco Antonio Zea Pag. 76

Bolívar, Simón. Obras completas. Tomo V. Caracas, Líder Editores. Pag. 331

Hidalgo Nistri, Fernando. Compendio de la rebelión de la América. Cartas de Pedro Pérez Muñoz. Pag. 91

Anónimo. Legiones Británicas en la América del Sur

El estado-nación latinoamericano. Pag. 6

Anónimo. ¡América para los ingleses!

Anónimo. Legiones Británicas en la América del Sur

Carta de Simón Bolívar a Luis López Méndez, agente en Londres. Julio de 1818.

Revelo, Luis Alberto. Bolívar y el financiamiento de la Independencia

Bolívar, Camilo Torres y Francisco Antonio Zea. Pag. 66

0 comentarios :

 
;