jueves, 14 de enero de 2016

La conquista británica de España (XVI)

José de San Martín fue un agente al servicio de Inglaterra Cuando los ingleses, al mando de Wellesley entraron en la Península a combatir a Napoleón, San…
ELDIARIODELAMARINA.COM

José de San Martín fue un agente al servicio de Inglaterra

Cuando los ingleses, al mando de Wellesley entraron en la Península a combatir a Napoleón, San Martín formaba parte de un batallón que actuaría codo a codo con ellos y, en ocasiones, bajo mando británico. Trabó relación; hizo contacto con británicos que habían participado en planes para atacar Suramérica, entre ellos con oficiales que habían participado en los intentos de controlar Buenos Aires. Duff, Whittingham, Pitt, Craufurd, Baird, Popham, Stuart,  Beresford…
Tras haber combatido en la Guerra de Independencia, pidió la baja del ejército español en 1811, con la excusa que debía acudir a Lima para atender asuntos de familia, cuando la verdad es que había nacido en 1778 en el Virreinato de la Plata, hijo de militar que había sido desplazado allí en 1765 y que regresaría a la península en 1784 con  toda su familia y en América no le quedaba ningún lazo familiar.
El lunes 26 de agosto de 1811, fue retirado del ejército y sin medios conocidos de vida, regresó a América, pero lo hizo vía Londres, donde estuvo cuatro meses. ¿Quién corrió con esos gastos cuando no poseía hacienda y siempre vivió apremiado económicamente?  Juan Bautista Sejean nos lo aclara: “Por intermedio del noble escocés, lord Mac Duff, y por interposición de sir Charles Stuart, agente diplomático en España, pudo obtener un pasaporte para pasar subrepticiamente a Londres, recibiendo de sus amigos cartas de recomendación y letras de cambio a su favor.”
La verdad es que finalmente fue a Líma, haciendo verdad la excusa aducida para pedir la baja del ejército español, pero en cumplimiento del plan británico para la anexión del Imperio español. “Las evidencias históricas apuntan a Gran Bretaña como promotora del viaje de San Martín al Río de la Plata…/…su envío, o la facilitación de su traslado para que intervenga en la lucha armada contra España, significó un doble ego por parte de los ingleses. Ello es así porque mientras con ese y otros manejos afectaban los intereses de los hispanos en ultramar, en Europa luchaban junto a ellos contra Francia.”
Inglaterra contaban con los medios oportunos “ajenos” a sus compromisos internacionales…“La Compañía de las Indias Orientales (East India Company), …/… tenía su propio ejército y estaba preparada para cumplir un papel protagónico en cualquier intento británico de realizar operaciones militares en Hispanoamérica.”   Y el citado Maitland había redactado un“Plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego ‘emancipar’ Perú y México”  , que en realidad era para “emancipar” Perú y Quito, según queda reflejado en el cuerpo del mismo. Ése era el último objetivo del Plan Maitland, y ése sería también el último objetivo que procuraría alcanzar San Martín.
Según Rodolfo Terragno, “a juicio de Maitland, la clave del poder español en América era la costa occidental. Como ya se vio, él sostenía que, una vez tomados los asentamientos del Río de la Plata, bastaría asegurarse el control de Perú para despojar a España, sin dificultad, de todas sus otras colonias americanas.”  Para conseguir esos objetivos precisaban de un general, y ese no era otro que José de San Martín.
El hombre que ayudó a San Martín a salir de España para ir a Londres, James Duff “había sido admitido a la masonería en la Logia St Andrew N° 52, en Banff, el 28 de enero de 1802…/… el 30 de noviembre de 1814, lo eligirían Gran Maestre Encargado de la Gran Logia de Escocia, Edimburgo, cuyo Gran Maestre era nada menos que el Príncipe Regente”.
En Londres, gracias a la influencia del hermano de aquel, Alexander Duff, que había mandado el regimiento británico que ocupó Buenos Aires en 1806, recalaría en casa de Francisco de Miranda. Miranda no vivía ya en Londres, pero mantenía la casa para otros menesteres. Para esos menesteres acudió San Martín, que ya era un hombre de confianza; al respecto, el gran maestre de la masonería, Ángel Jorge Clavero, señala que “se había iniciado masón en la Logia Integridad de Cádiz, trabajó en la Logia Caballeros Racionales Nº 3 donde alcanzó el grado de Maestro Masón el 8 de mayo de 1808, participó de la fundación de la Logia Caballeros Racionales Nº 7 de Londres y de la Logia Lautaro.”






Referencias bibliográficas utilizadas en este capítulo

Sejean, Juan Bautista.  San Martín y la tercera invasión inglesa. Pag. 35

Sejean, Juan Bautista.  San Martín y la tercera invasión inglesa. Pag. 11

Terragno, Rodolfo. Maitland & San Martín. Pag. 16

Terragno, Rodolfo. Maitland & San Martín. Pag. 80

Terragno, Rodolfo. Maitland & San Martín. Pag. 172

Jorge Clavero, Ángel. Gran Maestre. El día de la independencia
 

0 comentarios :

 
;