miércoles, 16 de marzo de 2016

La representación política en el Islam (2)

                                        Resultado de imagen de islam
Los “Hadiz” tienen gran importancia, porque hay cuestiones que no quedan reflejadas en el Corán, y que sin embargo son tenidas en cuenta para la ley islámica porque han sido transmitidas como tradiciones del profeta; cuestiones sobre las que Mahoma actuó u opinó de forma tácita. Para dar valor a estos “Hadiz”,que alcanzan valor de ley, se recurre a quienes los han relatado. Cuanto mayor sea la lista, mejor.


El Islam es meticuloso en asuntos que nos pueden llegar a parecer extremadamente curiosos, pero es que, según el Islam, el hombre debe someterse completamente a la voluntad de Dios. Por eso Islam significa “someterse” y sus devotos, los musulmanes, son “aquellos que se someten”. Pero… ¿Es realmente por eso?, porque como cristianos debemos estar totalmente de acuerdo con la idea de someterse completamente a la voluntad de Dios… Y sin embargo, el cristianismo no hace especial hincapié en el concepto de sometimiento, sino más bien en el de filiación, dando lugar a la autonomía. Ahí, parece, radica el principio diferencial entre una ideología sincretista como la musulmana y una religión como la cristiana.

Y es que, si algo destaca en el Corán es el concepto de sometimiento, manifiesto en afirmaciones como la siguiente “Y entre Sus signos está el haberos creado esposas nacidas entre vosotros, para que os sirvan de quietud”, si bien también anima al hombre a ser afectuoso y bondadoso. Corán Sura  30:21; en concreto es obligatorio que el hombre mantenga a su esposa y a sus hijos, proporcionando alimento, vestido y vivienda; es su protector y debe darle buen trato…. Prácticamente el musulmán está obligado a dar a su mujer y a sus hijos el mismo trato que a los animales de carga.

Sometimiento que se representa, lógicamente, hasta en el último eslabón social.  Según la tradición islámica (o hadiz) dijo Mahoma que el mejor consuelo en este mundo es una mujer piadosa,[82] por lo tanto debe mostrar respeto y obediencia siempre que no sea pecado; no le está permitido admitir la entrada en la casa a alguien que desagrade a su marido, obedecer a alguien en contra de éste y acudir a su lecho cuando éste la requiera.[83]

A los ojos de una mente occidental y cristiana, este asunto chirría, puesto que, si por un lado es cierto que para un hombre occidental y cristiano el mejor consuelo es una mujer piadosa, no es menos cierto que para una mujer occidental y cristiana el mejor consuelo es un hombre piadoso; por supuesto, para personas occidentales y cristianas, el respeto también debe ser mutuo, y la obediencia, ¡por qué no!, también mutua para aquellas cuestiones que uno domine mejor que el otro.

Otro asunto que también chirría es que, siendo aceptable de todo punto la idea de no admitir la entrada en la casa de alguien que desagrade al marido, nada diga de hacer lo mismo con alguien que desagrade a la esposa… Y no hablemos ya de la obligación que tiene la mujer de acudir al lecho cuando sea requerida, sin tener en cuenta su libre voluntad.

0 comentarios :

 
;