domingo, 24 de abril de 2016

Los Campamentos del Frente de Juventudes (3)

Financiación

Roberto Cuñat40 confesó al autor que la ayuda era importante, a pesar de los recelos que en las clases acomodadas suscitaba el Frente de Juventudes, y gracias a la ascendencia que José Antonio Elola Olaso, a la sazón Jefe Nacional, tenía sobre Franco.



Toda la suerte de instalaciones que promovió el Frente de Juventudes contó con el beneplácito del Estado, si bien los gastos de los acampados no eran atendidos por esas mismas arcas del Estado.

El mismo Roberto Cuñat41 hace una llamada de atención en este sentido, indicando que la Delegación Nacional no pagará hasta el último céntimo de la estancia en Campamentos, alcanzando la subvención tan sólo el 66% de la misma, debiendo pagar la Delegación Provincial el 34% restante, correspondiente a los gastos de alimentación.

En la misma circular se apunta que cada acampado debe aportar una cantidad proporcionada a sus medios económicos, ya que una cosa es el honor de asistir a nuestros campamentos, y otra el necesario esfuerzo material, que también debe exigirse a cada uno. No se agradece nunca lo que no cuesta ningún esfuerzo, y pedagógicamente conviene que dicho esfuerzo sea moral antes que nada, pero asimismo material.

No obstante, la atención, para ser justa, no podía ser igual para todos los acampados; así, no es igual el donativo de 100 pesetas del hijo de una familia pudiente, que el de dos pesetas de un muchacho necesitado.42

Al parecer, esta norma se veía plasmada en la vida campamental, tienda por tienda, en el seno de cada escuadra. Así, observamos en el relato que un muchacho hace del campamento, que a la hora de redactar el reglamento de régimen interior de la tienda, además de elegir un lema que significase algo para los componentes de la misma, se imponían una exigencia complementaria: repartir por igual lo que nos llegue de casa.43

Las normas, en todo caso, no se limitaban a marcar obligaciones, sino que al propio tiempo indicaban caminos para la provisión de los fondos necesarios que, sin falta, pasaban por el esfuerzo de los muchachos y se concretaban en la realización de festivales44, competiciones deportivas, etc.

No olvidemos que, hasta cercana la finalización del siglo XX se realizaron olimpiadas del trabajo, realizadas a nivel mundial por aprendices de taller, y éstas tuvieron su origen en la sección de Aprendices del Frente de Juventudes, que a su vez había recogido la idea de la Sección de Rurales de la misma organización juvenil.

Esta sección comenzó los juegos con una doble finalidad: mejorar las técnicas de los agricultores, y servir una distracción a los pueblos.45

Los concursos que se realizaban con más profusión y mayor éxito fueron los intercomarcales e interprovinciales de arada, poda, corta de troncos, etc., y su promotor fue Eugenio Martí Sanchís, Jefe Nacional de la Sección de Rurales.

Como colofón de esta iniciativa, que desbordó la primera idea de recaudación de fondos, nos encontramos con las citadas Olimpiadas Internacionales de Trabajo, que conocieron su primera edición el año 1952.

A los medios obtenidos por la realización de festivales, postulados, etc., había que añadir las ayudas ofrecidas por los ayuntamientos y por los particulares.

Finalmente, para acceder a los presupuestos estatales, cada Delegación Provincial debía presentar su propio presupuesto46.

Estas normas se ven plasmadas a lo largo de la Revista Mandos, con ocasión de las campañas de campamentos, y en la época de la Organización Juvenil Española es recogida la misma doctrina.

No obstante, en esta última época, y con objeto de que los más necesitados pudiesen asistir, se crearon becas que cubrían el 100% o el 50% de la estancia47.

*/*/*/*/*/*/

40 Entrevista personal celebrada en su domicilio de Madrid el 28-4-1981
41 en oficio circular 26/42 de 11-3-1942. Revista Mandos de 4 de Abril de 1942. Pag. 200
42 id. Id.
43 Inés García Escalera. Ciudades de Lona Pag. 6. La cita, si bien no es fiable en cuanto a la fuente referida, lo es en tanto en cuanto que la obra iba destinada a quienes podían parodiar la experiencia.
44 Importante fuente de ingresos que cumplía otras funciones de importancia, como facilitar a la población una distracción barata y el fomento de la vida social, cuyo estudio cae fuera de la presente investigación.
45 Revista Juventud nº 725 Madrid 26-10-1957
46 Roberto Cuñat, Manual de Campamentos. Pag 88: Todo presupuesto debía contener los siguientes datos:
•    Número de asistentes y de turnos.
•    Presupuesto de gasto según el siguiente detalle:
•    Alimentación
•    Transporte de material y acampados.
•    Pequeño material y gastos generales
•    Material menor
•    Material no inventariable
•    Equipos personales
•    Gratificaciones
        * Instalaciones fijas y semi-fijas.
•    Obras de habilitación
•    Obras de reparación
•    Alquileres
•    Presupuesto de ingresos según el siguiente detalle:
•    Cuota por acampado (tanto oficiales como particulares)
•    Donativo del Ayuntamiento.
•    Donativo de particulares.
•    Cartilla de ahorro de los muchachos (se trataba de una cartilla en la que durante el año, cada futuro acampado depositaba dinero para financiar su estancia)
•    Cuotas de empresas.
•    Cuotas de colegios.
        * Donativos oficiales provinciales:
•    Diputación
•    Jefe Provincial del Movimiento
•    Gobernador Civil
        * Cuestación anual en cada local.
        * Festivales especiales.


47 Normas para la Campaña de Campamentos. 1961. Pag 23

0 comentarios :

 
;