miércoles, 18 de mayo de 2016

La revuelta comunera (4)

Aunque no vamos a hacer una biografía de Carlos I, sino que estrictamente nos vamos a centrar en el conflicto de los comuneros de Castilla, vamos a seguir el mismo desde el momento del nacimiento de Carlos de Gante, porque la evolución de su historia personal está íntimamente ligada a los acontecimientos.
El día 24 de febrero de 1500 nace en Gante el príncipe Carlos, hijo de Juana de Castilla y de Felipe el Hermoso, duque de Borgoña, que sería educado por su tía, la archiduquesa Margarita de Austria “una educación impregnada de cultura francesa y orientada exclusivamente hacia los valores borgoñones, sin tener en cuenta en absoluto la herencia española del futuro monarca” , hasta que a los siete años “se le dio por maestro al célebre Adriano Florencio, después papa Adriano VI”.

La reina Isabel muere en olor de santidad el día 26 de Noviembre de 1504, a lo que sigue una división entre los castellanos, “declarándose los más por el archiduque, esposo de doña Juana: Algunos permanecieron fieles a Fernando V.”  Por otra parte, las circunstancias llevaron a Fernando a reconocer “el desamor que le inspiraba su nieto Cárlos de Gante.”  Circunstancias que le llevaron a procurar desheredarlo del trono de Aragón y buscar descendencia en Germana de Foix. En cualquier caso prefería a su nieto Fernando antes que a Carlos, aunque finalmente dejó como regente al cardenal Cisneros, sin habérselo comunicado a Fernando.

“La muerte de Isabel suponía para la nobleza la oportunidad de volver a intervenir en los asuntos públicos. Hasta entonces se había mantenido en calma porque frente a ella se había alzado un Estado fuerte y eficaz. Cuando este Estado comenzó a presentar síntomas de debilidad, experimentó el deseo irrefrenable de contribuir a incrementar su debilidad y la ambición de convertirse en árbitro del conflicto entre los rivales.”  La nobleza, libre de la reina Isabel y habilidosa para crear pendencias con Fernando, se preparaba para ser protagonista en los acontecimientos históricos de la España del siglo que acababa de empezar.

Al amparo de Felipe el hermoso “se pone en duda la legitimidad; la nobleza recobra una parte de su influencia política; en las ciudades se reproducen las antiguas luchas de clanes; los conversos denuncian los abusos del tribunal de la Inquisición. La burguesía se divide y en el Estado, quebrantado y dividido por la lucha de facciones, la Administración constituye el único elemento de continuidad y de estabilidad…/… Hay que enmarcar la revuelta de las Comunidades en este proceso de descomposición del Estado.”  Los enfrentamientos llevan a graves represalias de unos bandos sobre otros. La tranquilidad, el orden, y la sumisión de la nobleza levantisca, signos característicos del reinado de los Reyes Católicos, estaba tocando a su fin. La nobleza se preparaba para la revancha.

No habían pasado dos años de la muerta de la Reina, cuando el 25 de septiembre de 1506 muere en Burgos Felipe “el Hermoso”, esposo de Juana de Castilla y padre de Carlos, que no había atendido la educación de su primogénito, ya que “de la educación de Carlos y de sus hermanas Eleonora, Isabel y María, se preocupó su tía Margarita, la inteligente y enérgica hija del emperador Maximiliano I, quien, desde 1507, se hizo cargo del gobierno de los Países Bajos.”  La educación religiosa correría a cargo de Adriano de Utrecht. “la defensa de la fe cristiana, la valentía, la nobleza, la benevolencia y la indulgencia para con el enemigo vencido, fueron los valores de su existencia y que determinaron también sus decisiones como soberano.”  Su hermano Fernando, por el contrario sí era educado en España.

0 comentarios :

 
;