miércoles, 22 de junio de 2016

La familia, base de la sociedad (4)

3.- CONCEPTO DE FAMILIA

3.1.- En la cultura griega

En la estructura social micénica —hacia el S. X-XI antes de Cristo— tenía una importancia capital la familia, que era su base y se estructuraba en el “genos” o familia patriarcal. Estaba constituida por personas de una misma descendencia y en ella asumía la autoridad la persona de más edad —el pater—, encargado de sus relaciones con los demás y con los dioses.

Era la familia una unidad social y religiosa establecida en torno al hogar, donde se mantenían las cosas en común y la posición de cada uno estaba determinada conforme al grado de relación con el pater. El Estado estuvo edificado sobre el genos.

Como fuese que en las sucesivas invasiones eran absorbidos los miembros de éstas, que prioritariamente estaban compuestos por mujeres ya que los hombres fallecían en mayor número en los combates, la mujer absorbida aportaba su cultura que, inexorablemente era transmitida a la descendencia.

La mujer ocupa un papel principal ya que el hombre se encarga prioritariamente de la caza y de la guerra. Es una clara muestra de la fortaleza de la estructura familiar .
Esta realidad se trasluce en documentos históricos, como en la Odisea, donde la esposa de Dolios es el centro de la familia . Tan es así que la palabra griega hermano no es el antiguo término indoeuropeo phrater, sino adelphós, literalmente couterino , lo que revela una importancia de la familia.

Con la aparición de la polis, surgida en el s. VII a de C. como elemento de defensa frente a los ataques de enemigos foráneos, que no podían ser efectivas en las aldeas, la estructura social dio un paso adelante. El genos desaparece como centro exclusivo cediendo parte de su autonomía a fin y efecto de que la polis garantice su seguridad frente a terceros. Pasa así a ser la polis el servidor del genos, pasando a la polis las tradiciones de aquellos, de forma que el cargo de sacerdote estaba siempre ligado a un linaje . Así, en Atenas, la sacerdotisa de Atena Políade y el sacerdote de Poseidón-Erecteo eran del linaje de los Eteobútadas.

Las tierras de labor, fuente de subsistencia, en muchas ocasiones precaria, pasaba de padres a hijos, procurando que no pasasen a otros "gené".

Pero la importancia de la familia iba mucho más allá. Así, si alguien asesinaba a un tercero, el asesino y la familia del fallecido podían llegar a un acuerdo; del mismo modo, si el asesino fallecía sin haber sufrido pena, la responsabilidad recaía sobre sus descendientes . La evolución de los distintos conceptos de gobierno fueron modificando también los modelos de aplicación de la justicia, llegando el siglo V cuando pasa a ser competencia exclusiva del Estado, de la polis, siendo que es el Estado el que asume las formas y los conceptos de los gobernados, salvo en el tipo de gobierno conocido como tiranía y parcialmente en la democracia, puerta de la tiranía según Platón.

Según la legislación ateniense, la sociedad no estaba compuesta exclusivamente por individuos, sino por núcleos familiares u oikos, y que lo integraban el kirios, su mujer, los hijos legítimos, y otros parientes, entre los que destacaba la madre viuda del kirios y sus hermanas solteras.

Los hijos que se casaban aportaban al oikos a su esposa, si bien el kirios de la nueva familia pasaba a ser el hijo desposado.
Una excepción debe marcarse en el concepto de familia de la Grecia antigua: Esparta, donde la vida familiar parece que era casi inexistente. El matrimonio y la familia servían únicamente para la procreación de los hijos… Y hubo un alto índice de pederastia .
A partir del siglo V, las leyes reconocían el divorcio y el repudio de la esposa sin necesidad de alegar motivo alguno, si bien el kirios de la novia podía demandar al esposo la devolución de la dote, con un interés del 18% . La mujer tenía a su cargo el cuidado de los hijos y de los esclavos y no participaba en los negocios públicos.

Cada familia continuaba siendo una unidad de vida, pero también era, en lo económico, una pequeña empresa dedicada especialmente al autoconsumo. De ese modo de entender la vida económica al servicio de la familia deriva la palabra economía.
A una esposa se le exigía fidelidad, pero no así al marido. Se podía solicitar el divorcio en el caso en que el esposo detectara adulterio y el seductor podía sufrir un severo castigo. Es interesante observar cómo la pena por violación era tan solo económica, fijada por Solón en 100 dracmas, mientras que la pena por seducción a una esposa era mucho más severa. El marido ofendido podía incluso llegar a matar al seductor, aunque lo más usual sería un castigo corporal, siendo el preferido el de «presionar rábanos contra su ano y cortarle el pelo púbico.

No obstante, en el siglo IV antes de Cristo, tras la derrota de los Treinta Tiranos, las leyes a este respecto habían variado sensiblemente, de forma que el marido burlado que mataba al seductor podía ser condenado a muerte.

Tan es así que en la Grecia antigua, cuando se condenó a  Sócrates a cicuta, el sofista y promotor de la democracia, Lisias, que sobrevivía ejerciendo la ilegal profesión de logógrafo, redactaba discursos para que fuesen argumentados por personas que, ya como acusación o como defensa, carecían de argumentos propios. En uno de ellos, en el “Discurso de defensa por el asesinato de Eratóstenes”, Eufileto, el acusado, procedió a su defensa con un discurso redactado por Lisias en el que justifica el asesinato del amante de su esposa a fin y efecto de librarse de la condena a muerte por el mismo.

Y es que las leyes, según lo relatado en el citado discurso, permitían incluso el asesinato del ofensor, argumento que los sofistas, y muy particularmente Lisias convirtieron en “el legislador les impuso la muerte por castigo” . A lo largo del discurso Lisias se burla de las leyes que impusiera Solón.

0 comentarios :

 
;