jueves, 30 de junio de 2016

Tal día como hoy, 30 de junio

El 30 de junio de 1810 se sublevó la guarnición revolucionaria de Puerto Cabello y en un proceso oscuro, parece que Bolívar, que llevaba tiempo enfrentado con Miranda,  entregó a éste a los realistas, mientras él huía, para aparecer en 1813 en los Andes venezolanos, decretando la guerra a muerte, el exterminio de todos los peninsulares y canarios que pudiesen caer bajo la venganza revolucionaria. Pronto los españoles y canarios serían acompañados por los criollos, mestizos e indios cuando Bolívar, constatando la falta de apoyo recibida de éstos proclamó la misma medida: “para aquellos que antes han sido traidores a su patria a sus conciudadanos y reincidiesen en ello, bastarán sospecha vehementes para ser ejecutados.”

El 30 de Junio de 1819 emite una de sus proclamas en alabanza de los británicos; en ella dice: “De los más remotos climas, una legión británica ha dejado la patria de la gloria por adquirirse el renombre de salvadores de la América. En vuestro seno, granadinos, tenéis ya este ejército de amigos y bienhechores, y el Dios que protege siempre la humanidad afligida, concederá el triunfo a sus armas redentoras.”

El 30 de Junio los radicales sevillanos se apoderan de las armas del Parque, ante lo que el gobernador comunicaba a Madrid que creía inevitable la proclamación del estado de Andalucía.

El 30 de junio de 1876 se promulgó la Constitución, inspirada en la de 1845 y en la de 1869, donde se reconoce el derecho de los extranjeros, ya en el artículo 2º, y expresamente son reconocidos sus derechos en el artículo 6º. La libertad de culto es reconocida en el artículo 11. El artículo 21 reconoce acta de senador a los hijos del rey, a los grandes de España, a los capitanes generales, a los arzobispos y a los presidentes del Consejo de Estado, del Tribunal Supremo, del Tribunal de Cuentas y del Consejo Supremo de la Guerra, y serán nombrados por el rey, dando cabida también a senadores electos en el artículo 24. El artículo 29 veta el acta de diputado a los religiosos. También consagra los principios ilustrados de libertad de prensa, de opinión, de reunión y de asociación, y con esos mismos principios ilustrados no hace mención a los apoyos necesarios para la ejecución de esos principios que, también sin mencionarlo, quedan reservados a quienes tienen poder económico para llevarlos a término.




0 comentarios :

 
;