domingo, 3 de julio de 2016

Tal día como hoy, 3 de julio

El 3 de Julio de 1549 se ordena interrumpir la conquista de América en vista de estas afirmaciones: “los peligros tocantes a lo corporal y a lo espiritual de los indios, que llevaban consigo las conquistas, eran tan grandes, que ninguna nueva expedición debía ser autorizada sin el permiso expreso del Consejo”. Y recomendaba que una junta de expertos examinase la cuestión sobre cómo debía desenvolverse el desarrollo de la conquista. Ante esta situación, Carlos I detuvo sus avances en las Indias, “caso único en los anales de la historia: el emperador más poderoso del mundo, cediendo a las presiones de Las Casas. La paralización duraría hasta 1556, a instancias del marqués de Cañete, virrey de Perú. También en estos momentos se promulgó lo que podemos calificar como reglamento laboral a aplicar a los naturales de América, con aplicación del descanso semanal obligatorio.

En Cali se proclamaba el 3 de Julio de 1810: “Hemos de convenir en que Fernando Séptimo ha sido ya despojado violentamente de la península; y si nosotros no le conservamos estos preciosos Dominios, depositarios de todas las riquezas y dones inestimables de la naturaleza, ¿No seremos unos infames traidores? Venga Fernando Séptimo, vengan nuestros hermanos los españoles a estos Reynos, donde se halla la paz y tranquilidad, y donde no podrá dominarnos todo el poder del Globo, como seamos fieles al Monarca que nos destinó Dios para nuestra felicidad.”

El 3 de Julio de 1873 se aprobó la nueva constitución republicana. Mientras, el mismo infante Alfonso fracasó en su intento de tomar Teruel el 3 de Julio, debiendo retirarse a su comandancia en Alcalá de la Selva. De este fracaso tuvo la culpa la descoordinación general, y de ella acusó el infante al general Marco de Bello, a la sazón comandante general de Aragón, a quién sometió a consejo de guerra, del que salió triunfante.Tras el fracaso de Teruel el objetivo fue Cuenca, cuya toma sería llevada a efecto el quince de Julio, tras dos días de sitio. Para la acción, que estaría encabezada por el infante Alfonso, estaría dirigida por el general Freixa, al frente de un ejército de 14.000 hombres, que, tras lograr entrar en la ciudad, debieron afrontar una lucha cuerpo a cuerpo a través del sinnúmero de barricadas plantadas por los liberales, que contaban con un número importante de Voluntarios de la República o cipayos.

El 3 de julio de 1892 se establece en Filipinas, a propuesta de Rizal que había confeccionado los estatutos a la sobra de Inglaterra, en Hong Kong, la logia “Liga Filipina”.

El tres de julio de 1898 la invasión úsense de Cuba estuvo a punto de abortarse, pues las victorias usenses eran pírricas, lo que hizo que el general usense Shafter no se atreviese a asaltar Santiago, y se plantease seriamente abandonar la campaña. Tan era así que el tres de julio, el general Shafter emitió telegrama al secretario de la guerra usense indicando entre otras cosas: Yo pienso seriamente en retirarme y tomar posición a cinco millas próximamente, sobre las alturas entre el río San Juan y Siboney. Y una Junta de Generales convocada por Schafter redactaba un acta en la que se decía: Nosotros, los que abajo firmamos, somos de opinión unánime de que este Ejército debe ser sacado inmediatamente de la isla de Cuba y enviado a algún punto de la costa de los Estados Unidos... Sabemos que el Ejército no está en condiciones de ejecutar un movimiento hacia el interior".

El 3 de julio de 1898, la armada española en un combate desigual, sufrió una derrota frente a la armada usense. A los seis buques españoles, encabezados por el crucero “Infanta María Teresa”, en el que iba el almirante Cervera, se enfrentaron cuatro modernos acorazados, dos cruceros acorazados, un cañonero y tres cruceros auxiliares. El “Infanta María Teresa”, el “Almirante Oquendo” y el “Furor”  sufrieron un bombardeo infernal en la misma bocana del puerto de La Habana. Luego los usenses pusieron fuera de combate al “Vizcaya” y tomaron el “Cristóbal Colón”. La batalla dio fin con 371 españoles muertos frente a un muerto y dos heridos usenses. Tras el desastre, al general Arsenio Linares Pombo,  jefe de la capital oriental, sólo le quedó la opción de capitular.

0 comentarios :

 
;