martes, 5 de julio de 2016

Tal día como hoy, 5 de julio

El 5 de Julio de 1811, y orquestado por los agentes británicos encabezados por Bolívar, Venezuela se declaraba independiente. Entre los argumentos expuestos se decía: “Los intrusos gobiernos que se arrogaron la representación nacional, aprovecharon pérfidamente las disposiciones que la buena fe, la distancia, la opresión y la ignorancia, daban a los americanos contra la nueva dinastía, que se introdujo en España por la fuerza y contra sus mismos principios, sostuvieron entre nosotros la ilusión a favor de Fernando, para devorarnos y vejarnos impunemente cuando más nos prometían la libertad, la igualdad y la fraternidad en discursos pomposos y frases estudiadas, para encubrir el lazo de una representación amañada, inútil y degradante.

El 5 de julio de 1833 las artimañas de Mendizábal obtenían un gran éxito. Una armada británica, gestionada por el mismo Mendizábal, y comandada por el pirata Napier venció y apresó a la escuadra de don Miguel de Portugal, a la altura del cabo de San Vicente, lo que ocasionaría finalmente el triunfo de la facción que acabaría poniendo en el trono portugués a María de la Gloria, liberal y aliada de los británicos.

El 5 de julio de 1860 el comandante general del apostadero de La Habana, el almirante Joaquín Gutiérrez de Rubalcava, visitó Santo Domingo, visita que fue devuelta tres meses después por el Ministro de Relaciones Exteriores Pedro Ricart y Torres quien viajó a La Habana para ratificar el pedido al general Francisco Serrano y Domínguez, Capitán General de Cuba, de la reincorporación de Santo Domingo a la monarquía española.

El 5 de julio de 1890, inexplicablemente para todos, Sagasta fue sustituido por Cánovas en la presidencia del Consejo de ministros. La causa de la crisis fue revelada, años más tarde, por el conde de Romanones, al relatar en su biografía de la reina regente la confidencia que ésta le hizo sobre los sucesos de aquellos días. Sagasta dimitió ante la amenaza de Romero Robledo de hacer públicos ciertos documentos relacionados con la concesión de un ferrocarril en Cuba, en los que aparecía implicada la mujer del jefe liberal. Romero, a través de Martínez Campos, puso en conocimiento de la regente el asunto, quien lo trasmitió a Sagasta a través de López Puigcerver, ministro de Gracia y Justicia. Planteada la crisis, María Cristina aceptó la renuncia del político riojano.

0 comentarios :

 
;