miércoles, 24 de agosto de 2016

Tal día como hoy, veinticuatro de agosto


EFEMÉRIDES HISTÓRICAS


El 24 de Agosto del 410 Alarico (All-Reich, todo rico), saqueó Roma sin que los patricios romanos se preocupasen de otra cosa que de conservar intactas sus propiedades.

En 24 de Agosto de 1782 se aplicó por parte de la Inquisición, en Sevilla, el último suplicio a una mujer… precedieron a la captura de esta mujer más de diez años de delaciones no interrumpidas. Esto sucedía 139 años antes de que en Estados Unidos se planteasen suprimir la tortura.

El 24 de agosto de 1821, se celebran en Córdoba los tratados de esta villa entre Juan O'Dónoju, reconocido liberal, jefe político superior y capitán general de la Nueva España, y Agustín de Iturbide. Inmediatamente O’Donojú reconoce la Independencia de México, conforme al Plan de Iguala, pero las autoridades realistas de la Ciudad de México, encabezadas por Novella, niegan las facultades de O’Donojú para firmar los Tratados de Córdoba. Poco importaba el caso, la aceptación de la independencia por parte de O'Donojú facilitó la transferencia del poder en la capital.

El 24 de agosto de 1835, las fuerzas del general Maroto estaban otra vez sobre Bilbao, ejerciendo un bloqueo que se mantuvo hasta el siete de septiembre. En esta ocasión fue cuando por vez primera entró en Bilbao un batallón escocés perteneciente a la legión británica, de la cual habían desembarcado, hacia poco, en Portugalete como unos 5,000 hombres guiados por su general Ewans.

El  24 de agosto de 1879, en Cuba, el caudillo mambí Belisario Grave de Peralta se sublevo en el río Rioja, cerca de Holguin, dandom comienzo la "guerra chiquita".

El 24 de agosto de 1890, una manifestación recorrió las calles de Madrid, desde el Paseo del Prado donde comenzó hasta el Ministerio de Marina. Los gritos y consignas eran: ¡Viva Peral y su invento!, ¡Háganse submarinos. España quiere submarinos! Vidas y haciendas por la Patria. El pueblo de Madrid pide protección para el sabio marino y sus compañeros. Construcción de una escuadra de submarinos. Y los más airados: «¡Basta de Comisiones! ¡Fuera la Comisión Técnica! ¡Abajo los envidiosos!». Pero la decisión del gobierno era clara.

0 comentarios :

 
;