sábado, 22 de octubre de 2016

La familia, base de la sociedad (6)

3.3.- En Oriente

Hasta la llegada del marxismo a China, en 1949, la idea imperante era el confucianismo, vigente desde el siglo VI a de C. Éste promueve una auténtica veneración por los ancianos y por la familia, a la que considera centro y principio de la sociedad , si bien el orden no era otro que un estricto patriarcado y los matrimonios los arreglaban los padres, sin intervención alguna por parte de los nuevos esposos. El tráfico de mujeres estaba normalmente vinculado al matrimonio y a las hijas. Desde la cuna hasta la madurez, los niños eran comprados y vendidos, hasta el extremo que muchos niños de muy corta edad y de ambos sexos eran entregados a la familia con la que se había convenido el nuevo matrimonio, y el luto por los difuntos alcanzaba muy largas temporadas.

La Ley de Matrimonio de 1950 declaraba la igualdad de derechos sin distinción de sexo, no reconocía a un “jefe de familia" y prohibía los matrimonios pactados, la interferencia en el matrimonio de las viudas, el compromiso de los niños y el pago de dote .
El papel de la mujer, a pesar de estar plenamente sometida al marido, era de considerable importancia, porque la madre de familia era la responsable tanto de sus propios hijos como de los hijos de las concubinas de su marido, y la familia extensa ha tenido y tiene una importante relevancia.

La familia es una institución básica, y plenamente concebida en su sentido amplio, y hasta el advenimiento del marxismo —y con Mao hasta 1970—, el concepto de familia numerosa era tenido en consideración. Así, Confucio señala que “Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente” . Queda así manifiesta la importancia de cada uno; del padre, de la madre, y de los hijos.

Para Confucio, la virtud debe brillar en el alma de las personas, y el gobernante, cuya primera etapa se encuentra en la propia familia, debe ser sincero, tolerante y bondadoso, capaz de dar buen ejemplo. La familia es así, para Confucio, base de la sociedad.
Por su parte, otro filósofo de vital importancia en Oriente es Lao Tse, fundador del taoísmo, en el siglo VI a. de C., quién también destaca la importancia de la familia, y llega a afirmar que cuando el Tao se olvida degenera el deber y justicia. Entonces, la sabiduría y la sagacidad se pierden bajo la hipocresía. Cuando se deshacen las relaciones familiares, el respeto y la devoción degeneran; cuando una nación cae en el caos, han de nacer la lealtad y el patriotismo.

Confucionismo y taoísmo son conceptos filosóficos que no se circunscriben a China, sino que se diseminan por todo Oriente.

Por otra parte, la costumbre de asesinar a las niñas recién nacidas es ancestral en Oriente, y en la actualidad está provocando que en China exista un amplio porcentaje de varones que no logran encontrar esposa y es que en la actualidad, la norma en las ciudades es la familia nuclear y se calcula que la componen 3,27 personas. El 98,6% de las parejas tienen un solo hijo. Estos niños no tienen hermanos, no viven con los abuelos, y eso limita sus oportunidades de convivencia y puede ser un obstáculo para su socialización. Se habla de niños mimados, caprichosos, sobreprotegidos, de “pequeños emperadores” a los que tanto padres como abuelos vuelcan toda su atención.

Y es que en una sociedad mayoritariamente rural y en la que no había seguridad social en el campo, es imperativo tener hijos varones que se encarguen de la manutención de los padres en su vejez. Es por eso que como es bien conocido las consecuencias de esta política que fue aplicada sin que la acompañara una reflexión que  tomara en cuenta la situación social, fueron desastrosas y culminaron en muchos casos, sobre todo en el campo, en infanticidios femeninos, abandono de niñas y maltrato hacia las mujeres .
A pesar de todo, en China “La familia es la institución social básica, ya que permite la reproducción tanto de sus miembros como de las creencias y valores de la sociedad a la cual pertenecen. Este hecho es especialmente relevante en las sociedades agrícolas y no podemos olvidar que la región del Asia oriental ha sido una zona fundamentalmente agraria hasta hace relativamente poco tiempo”.

0 comentarios :

 
;