lunes, 24 de octubre de 2016

Los Campamentos del Frente de Juventudes (6)

Jefe de Sanidad

Sin variación a lo largo de toda la historia del Frente de Juventudes, dependía jerárquicamente del Jefe de Campamento.

Su misión es la de cuidar del estado sanitario del Campamento y colaborar en la labor educativa en cuanto a sanidad se refiere.

El camarada encargado de éste servicio poseerá título de doctor o licenciado en Medicina y debe residir en el Campamento.59


Jefe de Administración e Intendencia

Esta jefatura, que hasta 1960 dependía directamente del Jefe de Campamento, en la O.J.E. pasó a depender del Jefe de Servicios.

En cualquier caso, éste es el único depositario y pagador de fondos del Campamento y de los acampados.

Debe tratarse de un camarada que tenga conocimientos de contabilidad, se halle impuesto en las normas circuladas por la Delegación Nacional a estos fines y conozca perfectamente los problemas del abastecimiento del campamento y sea suficientemente activo.

Dirigirá personalmente la Intendencia del Campamento, procurando que el aprovisionamiento del mismo en materiales de toda clase y en víveres se lleve con absoluta regularidad. Está encargado igualmente de las compras y de ordenar el transporte. De él depende en buena parte el buen funcionamiento del Campamento y, desde luego, su resultado económico.60


Jefe de Servicios Técnicos

No existe diferencia en el cargo a lo largo de toda la historia de los campamentos con esta jefatura.

Su misión es realizar las instalaciones del Campamento con todas sus dependencias y servicios, así como conservarlas en el debido estado de buen funcionamiento. Vigilará igualmente la limpieza del Campamento. Debe tratarse de un camarada activo y emprendedor, a la vez que meticuloso y perseverante con cierto gusto artístico y habilidad manual.61




Observaciones para todos los mandos

De entre las múltiples normas, se pueden destacar las siguientes:

Todos los Mandos sin excepción deben vivir las veinticuatro horas del día en el Campamento, siguiendo el horario del mismo. Les será servida igual comida que a los acampados, tanto en calidad como en cantidad, siendo los últimos en el reparto.

Para mayor ejemplaridad, y como gesto de humildad, todos los Mandos deberán fregar sus utensilios perso0nales de comida, sin utilizar los pinches de cocina, y menos a los acampados.

A lo largo de los Manuales encontramos normas complementarias a las aquí expuestas. Cada mando debía tener condiciones especiales para desempeñar su cargo, pero en lo relativo al Jefe de Formación, los datos complementarios son, si cabe, de mayor relevancia:

Ha de poseer una sólida preparación falangista, así como profunda capacitación doctrinal y política. Debe tener forzosamente vocación y espíritu juvenil para que le agrade la vida de Campamento y pueda aprovechar las ocasiones propicias para intervenir con una consigna, una anécdota, una norma de estilo y de conducta. Poseerá ciertas dotes de periodista y será el animador de las reuniones…

Es su estilo, lo recio de su formación política y religiosa, su capacidad para enseñar al pequeño camarada, ese “algo” que le hace llegar al muchacho entusiasmándole y haciéndole ver lo auténtico con claridad, para ayudarle a distinguir lo auténtico de lo falso e imitado.62

Como colofón a este modelo de Jefe de Formación, una supuesta referencia a las memorias de un acampado nos indica el tipo de persona que elegía el Frente de Juventudes como Jefe de Formación:

A Morales le gusta a uno oírle porque no habla como un profesor, que te da el tostón con la lección, sino que parece un amigo que te está contando algo que acaba de pasarle.63

Las funciones de cada mando, si bien estaban ampliamente expresadas en los manuales, eran recordadas en cada campamento; así, las Delegaciones Provinciales editaban, esporádicamente, pequeños manuales o decálogos, ya para los mandos ya para los acampados; así, se pueden entresacar algunos consejos para los mandos:

Medita tu misión antes de aceptar el mando que se te confía. Si te encuentras con fuerzas, adelante, si no te crees capaz de cumplir con alegría plena la misión que se te encomienda, deja el puesto que se te confía, es el mejor servicio que puedes hacer a España y a la Falange.64

Por otra parte, y haciendo referencia a las enseñanzas impartidas en el Campamento, en el mismo decálogo se da un consejo que quiero remarcar: El hecho de señalar X minutos a cada enseñanza, no quiere decir que tenga que consumirla el Mando que explica, hablando él. Se ha de procurar que una parte quede dedicada a preguntas, enfocadas en plan de diálogo, para aclarar conceptos y ver la forma de comprender y explicar los temas expuestos.65
*/*/*/

59 Id. Id. . En la práctica eran mayoritariamente estudiantes de quinto curso de medicina.

0 comentarios :

 
;