jueves, 10 de noviembre de 2016

Anotaciones para un estudio del priscilianismo (6)

En el tono de los movimientos gnósticos, alentaba a los fieles a la lectura de los textos y para él no había que poner limites a la lectura, es decir, tiene que haber una búsqueda continua de la verdad.

Prisciliano usará activamente la función salvífica del símbolo, considerando a éste como un puente hacia la sabiduría; Pues por medio de las formas visibles la mente conecta con Dios, recordemos que es consonancia con el movimiento gnóstico, este mundo es una copia del mundo real, y aunque sea mera ilusión, no deja de ser un fiel reflejo.

Un rechazo de los templos o ambiente cristiano oficial unido a un fuerte carácter misionero, llevaron al Priscilianismo a considerarse una clara muestra o prototipo de lo que después serian los movimientos anacoretas y sistemas religiosos como el franciscanismo.

El arrianismo tenía gran dosis de ocultismo, hasta el extremo que sus partidarios, si bien hablaban públicamente de la herejía, callaban cuando eran refutados por alguien. Se basaban también en los evangelios apócrifos.

No asumían la doctrina trinitaria; daban al demonio capacidad creadora y lo señalaban como causante de algunos fenómenos atmosféricos. Además, rechazaban el matrimonio y la ingestión de ciertas carnes.

Para Prisciliano la negación del matrimonio forma parte de la doctrina gnóstica que rechaza la generación por ser responsable del encerramiento sucesivo de las almas en los cuerpos, y el hombre no es mas que un reflejo, a escala microcósmica del gran drama macrocósmico del enfrentamiento entre el Bien y el Mal.

A raíz del pacto al que llegan el Príncipe de la Luz y el Príncipe de las Tinieblas después del apresamiento del alma por los eones, se impone como única condición que sobre cada una de las dos partes de la naturaleza humana, alma y cuerpo, persista el influjo directo de el mundo al que pertenezcan.

El alma es substancia o parte de Dios mientras el Diablo nunca fue bueno y su naturaleza no es obra de Dios sino que emergió del caos y de las tinieblas. El Diablo es principio y substancia de todo mal. Los cuerpos humanos son creados por el Diablo. De ahí, la condena de la procreación, del matrimonio. Los concebidos del semen camal no pertenecen a Dios. Almas y cuerpos de los hombres están sometidos a la fatalidad de las estrellas. Las partes del alma están bajo unas potestades y los miembros del cuerpo bajo otras. Las cualidades de las potestades interiores las ponen en los nombres de los Patriarcas; las de los cuerpos, en cambio, en los signos del Zodíaco, bajo cuyo influjo están sometidos.

Algunos islamólogos han hablado de la influencia del priscilianismo en el pensamiento islámico español. Particularmente, podemos encontrar esto en pensadores islámicos fundamentales como Ibn Masarra (883-931); así lo indica el islamólogo español Miguel Asín Palacios en su libro, Iben Masarra y su escuela.

0 comentarios :

 
;