martes, 6 de diciembre de 2016

EL CANTONALISMO: ARMA BRITÁNICA CONTRA ESPAÑA (2)


EL CANTONALISMO: ARMA BRITÁNICA CONTRA ESPAÑA


La revolución de 1868 tendría el siguiente desarrollo:



* Pronunciamiento en Cádiz el 17 de Septiembre de 1868."Viva España con honra", la escuadra española se subleva al mando de Topete en contra de Isabel II.
* Destronamiento de Isabel II.
* Creación de Juntas en las principales ciudades.
* Formación de un Gobierno Provisional con políticos como Sagasta y Ruiz Zorrilla (O’Donnell y Narváez ya habían fallecido).
* Proclamación del sufragio universal y de la libertad de expresión sin ninguna sumisión (ni a la verdad ni al respeto)
* Política económica librecambista.
* Convocatoria a elecciones a cortes constituyentes.

El pronunciamiento de Cádiz arrastró a las demás ciudades. Tras Sevilla, Málaga, Almería y Cartagena, otras muchas ciudades se sumaron a la revuelta mientras las fuerzas leales a Isabel II se organizaban, y un ejército al mando del marqués de Novaliches se enfrentaba a los revolucionarios que desde el sur marchaban hacía Madrid. Eso sucedió el 28 de septiembre de1868 en la que se conoce como Batalla de Alcolea (Córdoba), con resultado victorioso para los sublevados; el 29 triunfó el alzamiento en Madrid, y el 30, Isabel II, que se encontraba en San Sebastián, abandonaba España.

Un gobierno provisional presidido por Pascual Madoz regiría los destinos de España durante cuatro días, cediendo el paso a Joaquín Aguirre el día tres octubre, quién el mismo día cedería a su vez el paso a Francisco Serrano, que se mantendría hasta el 18 de junio de 1869, cuando pasó a ser nombrado Regente, cediendo la presidencia a Juan Prim.

En el desarrollo de estos movimientos, el uno de enero de 1869 comenzó con la prosecución del conflicto de Málaga, donde empezaron a tronar los cañones, siendo que el ejército sufrió 40 muertos y 174 heridos, siendo doble el número entre los sublevados, que sufrieron además 1000 prisioneros.

Mientras, los republicanos federales se dividen en dos tendencias:

1. Moderados. (Pi  Margall, Figueras, Castelar) partidarios de avanzar hacia la república dentro de la legalidad.
2. Radicales. (José María Orense y Francisco Sunyer) favorables a la sublevación de las Juntas republicanas y de hacer un revolución de abajo arriba. Los radicales darán lugar al cantonalismo.

A pesar de esa subdivisión, el dieciocho de mayo de 1869, los republicanos federales de los antiguos territorios de la Corona de Aragón firman el Pacto de Tortosa, en favor del establecimiento de vínculos entre ellos en el marco de una España federal. El pacto estaba promovido por Valentín Almirall y un grupo de republicanos intransigentes y radicales, entre los que se encontraban Baldomero Lostau, Rafael Farga Pellicer, José Anselmo Clavé, Feliú y Codina, Aguiló, Folch y otros. Tutau, Figueras, Castelar y Pi y Margall, todos ellos diputados a Cortes se unieron con posterioridad al proyecto.

Al rebufo del movimiento, el 15 de junio de 1869 se firma el Pacto de Valladolid, por el que 17 provincias, (Santander, Burgos, León, Zamora, Salamanca, Logroño, Soria, Segovia, Ávila, Valladolid, Palencia, Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Albacete) conforman la Confederación castellana.
Dicho pacto reafirmaba la necesidad de un cambio de régimen y la de garantizar que el nuevo sistema político reconociese institucionalmente la identidad de Castilla como pueblo diferenciado.

No tardaron en reproducirse estos pactos. El de Valladolid había sido precedido por el de Córdoba, que agrupaba las provincias de Andalucía, Extremadura y Murcia; ahora surgían el de Eibar, para las Vascongadas y Navarra y el de La Coruña, que incluía Galicia y Asturias.

Todos estos pactos, no obstante, tenían como meta la República Federal. Finalmente se pusieron de acuerdo en redactar un único pacto nacional, de cuya redacción se encargaría Francisco Pi y Margall.

0 comentarios :

 
;