viernes, 16 de diciembre de 2016

Los intereses europeos en la destrucción de España (4)

Pero mientras los invasores estuvieron presentes, señala Julio C González que “despojaron, asesinaron y devastaron. Saquearon el Tesoro de la Hacienda Pública que era algo similar al Banco Central del Virreinato. De este episodio, arranca el déficit permanente del fisco nacional. Los ingleses nunca devolvieron el Tesoro que, en el curso de los muchos tratados que ellos firmaron españoles y argentinos nunca nadie reclamó. Enigmas de la historia... Para tapar este agujero en las arcas del Estado fue menester contratar empréstitos británicos que produjeron y producen agujeros y pozos fiscales imposibles de llenar. Saquearon la Compañía de Filipinas, la gran empresa comercial hispano-indiana que sembraba riquezas en las hoy desoladas provincias del oeste y del norte Argentino. La Compañía de Filipinas era la vena económica que a través del Pacifico vinculaba nuestro actual país con el lejano Oriente.

Saquearon las propiedades particulares, los negocios de ventas de comestibles y bebidas, los domicilios familiares de adobe o de ladrillo, los monasterios y los templos. Mataron a niños y mujeres. Violaron y asesinaron. El producido de tan monstruoso latrocinio fue llevado a Londres donde fue paseado por seis carrozas tirada cada una por ocho caballos Cada carroza llevaba cinco toneladas de metal.”

“Liniers, que se encontraba en Montevideo, organizó la reconquista de la ciudad con éxito en 1806 y preparó su defensa en 1807, también con excelentes resultados, reclutando a la tropa entre los civiles de la zona, de todas las clases y condiciones, incluidos negros esclavos (que así accedían a la libertad) y gauchos trashumantes.”

Horacio Vázquez Rial señala que “el problema es que esa clase dirigente, la de los criollos y los peninsulares emigrados, no estaba nada contenta con el triunfo de Liniers, porque lo que deseaban era libertad de comercio, lo que en la época se traducía en derecho a comerciar con Gran Bretaña. En Londres, la cuestión se venía debatiendo en forma explícita desde al menos la década de 1770, como revela el Plan Maitland …/… y que San Martín materializó puntillosamente. Había dos teorías: la de la conquista lisa y llana de los territorios españoles, que fracasó precisamente con las invasiones de 1806 y 1807, y la de la promoción de la independencia para abrir aquellos "reinos y provincias" al libre tráfico. Señalo lo de "reinos y provincias" porque la Indias jamás fueron colonias en el sentido actual de término: ni una sola vez en el inmenso corpus de las Leyes de Indias se emplean los términos colonia y factoría. Y fue el ser reinos y provincias lo que permitió la formación de élites locales, germen de las clases dirigentes de las nuevas naciones, los revolucionarios.” 

Es de destacar la actividad de los quintacolumnistas británicos que según denuncia José María Rosa, “mientras los inferiores luchaban con tesón por su suelo y su manera de vivir, muchos principales habían jurado lealtad a los invasores en 1806 y menguado en la defensa de la ciudad en 1807.”  Esos quintacolumnistas serían los que, encabezados por Mariano Moreno,  en 1810 ordenarían el asesinato de Santiago de Liniers.

El interés demostrado por parte de Gran Bretaña en el Río de la Plata procedía de haber perdido su influencia en el enclave de Sacramento, al objeto de “recuperar (y seguramente ampliar) el nivel de participación que el comercio británico tenía en ese mercado con anterioridad a 1777”  cuando, y desde el Tratado de Utrecht gozaban de una gran libertad de actuación.

El plan, como queda señalado, tenía ya un siglo, y había sido corregido y actualizado, con indicaciones de todo tipo facilitadas por Francisco de Miranda a Maitland, y ya en 1804, “el periódico ‘Morning post’ enarbola en Inglaterra una consigna programática: A España hay que vencerla en América, no en Europa.”

Y a eso se dedicaron. En Noviembre de 1808 Inglaterra envía un escuadrón al mando del Contralmirante Michael DeCourcy,”con base en Río de Janeiro, y que incluía a los buques de Su Majestad Británica “Agamemnon”, “Mutine”, “Bedford”, “Elizabeth” y Foudroyant”.”  El 25 de mayo de 1810, entra el “Mutine” en Buenos Aires tras ser arriada la bandera española e izada la bandera británica, para acto seguido, el día 26 fraguar el “tratado de amistad” entre los mandos británicos y los miembros de la Junta, ante quienes desfilaron las tropas. Pocos días antes había atracado en Buenos Aires la fragata inglesa “John Parish” que arribó a Montevideo el 14 de mayo con procedencia de Cádiz y Gibraltar de donde había salido a mediados de marzo, y el buque de guerra inglés “Miseltoe” que entró el 14 de mayo procedente de Río de Janeiro y la fragata “Venerable” llegada a Buenos Aires el 18 de mayo.   Era una toma militar en regla…
Pero esto no representaba más que uno de los primeros pasos en el plan Maitland, que tenía como objetivo“crear tres paises que se ignoren mutuamente. Con ello se parará la minería y se rompería el eje del comercio internacional de España.

0 comentarios :

 
;