viernes, 30 de diciembre de 2016

Tal día como hoy, treinta de diciembre

EFEMÉRIDES HISTÓRICAS


El 30 de Diciembre de 1242 es tomada Alcira, lo que posibilitó la total reconquista de Valencia, ya que en esta ciudad existía el único puente sobre el Jucar. Jaime I obtuvo un gran triunfo sobre la nobleza aragonesa al convertir las tierras conquistadas en Valencia en un reino diferenciado, unido a la Corona de Aragón, respetando sus usos y costumbres y estableciendo los Fueros de Valencia. La creación del reino provocó una iracunda reacción de la nobleza aragonesa, que veía así imposibilitada la prolongación de sus señoríos en tierras valencianas.

Amadeo I de Saboya desembargó en Cartagena el 30 de diciembre de 1870, tres días después del asesinato de Prim, en medio de la oposición de carlistas, republicanos, aristócratas, terratenientes, clero…

El 30 de diciembre de 1879, Francisco Otero González, disparó en dos ocasiones contra el mismo Alfonso XII.Sería el inicio de una campaña terrorista. Contra Alfonso XIII se produjeron cinco atentados, todos frustrados aunque dejando un reguero de víctimas colaterales; y tres contra jefes de gobierno que resultaron asesinados, entre ellos el propio Cánovas, por no hablar de las bombas indiscriminadas en teatros, procesiones y lugares de gran afluencia de público, o de la ejecución de muchas autoridades, empresarios o agentes de la ley.

El 30 de diciembre de 1896 es fusilado José Rizal. Todo hace pensar que como consecuencia de haberse distanciado de los principios masónicos a los que había servido. Su ejecutor, Camilo García de Polavieja, era capitán general de Filipinas.
Sin embargo, la prensa masónica (El Nuevo Régimen, 2-1-1897) trataba así el asunto:
Se cumplieron nuestras profecías, Rizal ha sido, entre los presos de importancia, la primera víctima sacrificada por Polavieja. Lograron su venganza los frailes, esos hombres que al romper el sagrado vínculo de la familia y hacer voto de castidad se despojan de todo humano sentimiento. ¿Son frailes por fanatismo? Están dispuestos como los Torquemadas y los Arbués a inmolar en los altares de su Dios la humanidad entera. ¿Lo son por conveniencia y cálculo? No anidan en sus pechos sino bajas pasiones: la de la lujuria, la de la dominación, la de la codicia.

0 comentarios :

 
;