jueves, 20 de abril de 2017

El derecho en el Islam (IX)

El enemigo, en el Corán, no parece ser el mal, sino los infieles; así, en la SURA XIX MARIA, versículo 86 dice: ¿No ves que enviamos hacia los infieles demonios para excitarlos al mal? Y en la 87 No procures, pues, apresurar su suplicio; nosotros mismos les contamos sus días.

Por su parte Jesucristo nos anima a amar a los enemigos, como todos conocemos, y ya he señalado antes.

Queda manifiesto, así, no sólo en este pasaje sino en el conjunto de las doctrinas, que en una, en el cristianismo, el enemigo es el Mal, mientras que en el Islam, el enemigo no es el mal, sino los infieles.

El cristiano, por naturaleza, por mandato divino, no puede encontrar en el prójimo sino al próximo, y tiene el mandato de salvarlo, mientras el Islam, por el contrario, tiene el mandato de exterminarlo. Sutil diferencia… que viene remarcada en la SURA XXII, LA PEREGRINACIÓN DE LA MECA, donde dice en la Aleya 20: Los fieles y los infieles son dos adversarios que disputan respecto de Dios; pero los trajes de los infieles serán cortados de fuego y el agua hirviendo será derramada sobre sus cabezas.

Reforzando lo dicho, y tan contrario a lo relatado en los Evangelios, dice la SURA XXX LOS GRIEGOS, Aleya 44: Dios No ama a los infieles (este concepto es repetido 22 veces en el Corán). Dura sentencia.

Por su parte, en los textos evangélicos se cita dos veces a los infieles:

En la 2ª epístola de San Pablo a Timoteo, cuando dice:

Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

Y en el evangelio de San Lucas:

Mas si aquel siervo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a los criados y a las criadas, y a comer y beber y embriagarse, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y le castigará duramente, y le pondrá con los infieles.

Llegados a este punto, veamos las referencias que se hacen en los textos a algunos aspectos:

La referencia a los infieles en El Corán se repite 252 veces, y siempre cargando de forma inmisericorde.

Así, por ejemplo, la SURA XXXIV SABA aleya 32 Cargaremos de cadenas el cuello de los infieles. ¿Iban a ser retribuidos de distinto modo que como han obrado?

La referencia a los Enemigos se repite 48 veces en el Corán y 27 en los textos evangélicos, con una particularidad: En la Epístola a los Romanos dice San Pablo: Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber.

Sensibles diferencias…

0 comentarios :

 
;