lunes, 3 de abril de 2017

SOBRE LA HEREJÍA (9)

Los arríanos argüirán que Dios no puede engendrar, porque perdería substancia y se mutaría (padecería). Los ortodoxos responderán que la generación divina no es como la animal, sino un misterio indecible. 69

Los arríanos dirán que Padre o es nombre de substancia y el Hijo otra substancia o es nombre de acción y el Hijo posterior. Los ortodoxos responderán que es nombre de relación, y no accidental porque en Dios todo es inmutable, no hay accidentes. 70

Los arríanos, en su argumentación, concluirán que es una creatura eminente , por tanto no como las otras, y que se la puede llamar dios; pero no lo es verdaderamente sino que es desemejante. Los ortodoxos responderán que no viene de la nada sino de la substancia del Padre.71

Los arríanos probarán la inferioridad del Logos por los sufrimientos de Cristo, porque es el Logos el que los sufre muy directamente (diríamos en su llamada naturaleza 'divina') al no tener Cristo alma humana, en una concepción que compartían varios 'ortodoxos'. Los ortodoxos responderán que lo que implica inferioridad se aplica a lo humano de Cristo, a la forma servi como insistirá Agustín, la cual lógicamente tiene alma.72

Espíritu Santo, expresión que entra fuertemente en el Nuevo Testamento, implica que comparte la santidad de Dios y que santifica en referencia a la nueva creación traída por Cristo. 73

Otros argumentos arrianos:
Dicen que el Hijo es inferior al Padre en base a Juan 14,28  “Habéis oído que os he dicho: “Me voy y volveré a vosotros.” Si me amarais, os
alegraríais de que me fuera al Padre, porque el Padre es más grande que yo.” 74

Otro consiste en afirmar que Jesús no era Omniciente en base a Mateo 24,36

“Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles de los cielos, ni el Hijo, sino sólo el Padre.”75

El problema radica en la incapacidad arriana de entender que en Cristo hay dos naturalezas: La humana y la divina. La naturaleza humana es inferior a la naturaleza divina del Padre, pero su naturaleza divina es la misma.76

San Agustín argumenta que los que dicen que Cristo es inferior al Padre apoyan su sentencia en las palabras del Señor cuando dice: El Padre es mayor que yo (Juan 14,28). Más la verdad demuestra que en ese sentido, el Hijo es también inferior a sí mismo. Y, como no ha de ser inferior si se anonadó tomando la forma de esclavo? (Filipenses 2,7). No obstante, al venir en forma de esclavo, no perdió la forma de Dios, en la que es igual al Padre. Si, pues, tomó la forma de siervo sin perder su forma divina – en su forma de siervo y en su forma de Dios es siempre el hijo unigénito del Padre-, en su forma divina igual al Padre, en su forma de siervo, mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, ¿quien no ve que en su forma de Dios es superior a sí mismo, y en su forma de esclavo de sí mismo inferior?

Con plena razón la Escritura afirma ambas cosas: Que el Hijo es igual al Padre y que el Padre es mayor que el Hijo. No existe aquí confusionismo alguno: Es igual al Padre por su naturaleza divina, inferior a causa de su naturaleza de esclavo.77

NOTAS:

69El Concilio de Constantinopla I y el proceso previo. Algunas anotaciones. Sergio Zañartu, S.J.
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-34492007000300009 Pag. 3
70 Id. Id. Pag. 3
71 Id. Id. Pag. 4
72 Id. Id. Pag. 4
73 Id. Id. Pag. 6
74 APOLOGÉTICA PARA EL MUNDO. José Miguel Arráiz
http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/contestando_algunos_argumentos_arrianos
75 Id. Id.
76 Id. Id.
77 San Agustín, La Trinidad, I,7,14: BAC 39,135-136

0 comentarios :

 
;