martes, 22 de agosto de 2017

La familia, base de la sociedad (XI)

3.8.- Influencia del cristianismo en la cultura familiar

Durante la caída del Imperio Romano fue  el cristianismo quien cubrió los vacíos institucionales que los reinos bárbaros, por su organización elemental, no podían llenar. Convirtió a los pueblos paganos a la fe católica, y junto con ellos y los valores subyacentes grecorromanos, construyó la cristiandad.

El segundo gran momento de esta cultura es el de las  Universidades del siglo XIII. En este contexto surgió la gran figura de Tomás de Aquino. Santo Tomás dio base al espíritu doctrinal  del catolicismo encontrando los fundamentos que permiten  integrar fe con razón; es decir dio al catolicismo rango de corriente filosófica, respondiendo a las preguntas de la fe mediante la razón, y al mismo tiempo llegando a  encontrar un significado razonado a la fe.

Durante la expansión cultural de España en los siglos XV, XVI, XVII se evangelizaron todas las tierras conquistadas, especialmente en América y Filipinas, y la cultura familiar de los pueblos se vio beneficiada por el cristianismo, pues éste les dio dignidad y perfección a los conceptos familiares preexistentes.

Lo que España le descubre a la Hispanidad es su cultura católica y misional que conlleva lo griego, lo romano, y lo ibérico, respetando y asumiendo lo que de benéfico tiene cada una de las culturas descubiertas.

De toda esta exposición de diversas vivencias familiares a lo largo del Mundo y de la Historia se deduce que “Como se declara en la Carta de Derechos de la Familia promulgada por la Santa Sede, la experiencia de diferentes culturas a través de la historia ha mostrado la necesidad que tiene la sociedad de reconocer y defender la institución de la familia. La sociedad, y de modo particular el Estado y las Organizaciones Internacionales, deben proteger la familia con medidas de carácter político, económico, social y jurídico, que contribuyan a consolidar la unidad y la estabilidad de la familia para que pueda cumplir su función específica” .

3.9.- Conclusión al Concepto de Familia

La familia es la base de toda sociedad humana, desde la más tradicional hasta la más moderna. La investigación antropológica muestra que no existe forma alguna de sociedad conocida donde se manifieste otra realidad. Es decir, la familia compuesta cuando menos por los padres e hijos es una unidad o hecho social universal que adopta muchas formas según cada momento histórico, tipo de sociedad y cultura particular.

A una misma sociedad o cultura las respuestas obtenidas en cuanto al tipo de familia no son idénticas, puesto que se producen diversas variables de tipo educativo, económico, demográfico.

Atendiendo a su composición pueden distinguirse las siguientes unidades familiares :

-    Familia nuclear: compuesta por el matrimonio y los hijos.
-    Familia extensa: en ella se agregan otros parientes: abuelos, tíos, primos, sobrinos, entre otros.
-    Familia monoparental: puede tratarse de familia nuclear o extensa, que podemos calificar de capitidisminuida, donde existe un solo progenitor como consecuencia del fallecimiento, separación o por abandono familiar.
-    Familia agregada: constituida por parientes entre los cuales no existe vínculo matrimonial ni filial. Un ejemplo sería la familia que acoge como hijo, sin adoptarlo, a un sobrino.
En todos los casos señalados como muestra, así como en los que hemos dejado fuera de la selección, podemos destacar que las funciones que desarrollan prioritariamente son las siguientes :
-    Función reproductiva o demográfica. La familia trae hijos al mundo y con ello garantiza la continuidad de la especie humana
-    Función asistencial a los niños, a los ancianos y a los enfermos. La familia es el lugar donde todos los miembros reciben una atención personalizada basada en el amor; una atención que es más delicada en los más débiles, que son los que más la necesitan.
-    Función socializadora o educativa: La socialización es un proceso por el que las nuevas generaciones  hacen suya la cultura de su sociedad. La familia juega un rol muy importante y esencial al transmitir, formal e informalmente, a los hijos las normas, valores, patrones de comportamiento, habilidades y destrezas para actuar en sociedad. Esta misión es primordial en la formación de la personalidad de los niños. En el proceso de socialización también intervienen otras personas e instituciones: los amigos, la iglesia, la escuela, los medios de comunicación, entre otros.
-    Función de protección económica: En cuanto a la alimentación, el vestido, la salud, la vivienda y la educación.
-    Función de afectividad: En ningún sitio fuera del seno de la familia pueden experimentarse sentimientos tan profundos de amor  y ternura, emociones que permiten mantener relaciones gratas con otras personas y facilita la confianza y la autoestima. “La familia es el lugar donde se encuentran diferentes generaciones y donde se ayudan mutuamente a crecer en sabiduría humana y a armonizar los derechos individuales con las demás exigencias de la vida social” .

-    Función de seguridad: Tanto física como emocional. El hecho de que el niño se desarrolle en una familia estructurada y coherente  le ayudará a adquirir una integridad emocional que le permitirá adaptarse (y en ocasiones a enfrentarse) a la sociedad y a resolver los pequeños y grandes problemas que surjan de lo cotidiano.

-    Función recreativa: la labor diaria, que el niño la entiende como un juego, lo forma para la vida, y posteriormente las actividades recreativas de la familia le darán descanso, estabilidad y equilibrio.

0 comentarios :

 
;