miércoles, 20 de septiembre de 2017

Siguiendo con la guerra de sucesión (XII)

Es el caso que, ya en 1715, y con motivo de las presiones internas e internacionales, comenzó a tratarse la necesidad de suavizar el derecho de conquista que Felipe V adujera en los momentos finales de la guerra. Como consecuencia comenzaron a ser devueltas algunas propiedades que habían sido incautadas a los afectos a la causa austracista, lo que ocasionó no pequeños conflictos jurídicos, y se permitió la vuelta de los exiliados. A este respecto “se calcula que regresaron más de tres mil españoles, sobre todo, a partir de 1718, en el contexto internacional que se derivó de la política revisionista de Felipe V.” 

Era la época de los tratados; así, el 17 de Febrero de 1720 se firmó en Londres un nuevo tratado; el de la Cuádruple Alianza, y “el 30 de abril de 1725 se firmó la paz en Viena entre Felipe V y Carlos VI, los dos antiguos rivales que se habían enfrentado por la Corona de España en los primeros años del siglo, cerrando por fin aquella etapa. El Tratado en su artículo IX establecía «la amnistía recíproca» y el perdón general de todos los españoles que participaron en la Guerra de Sucesión, así como la restitución de los bienes recíprocamente confiscados y de todas las dignidades concedidas por Felipe V y Carlos VI durante el conflicto y en el período siguiente hasta 1725, lo que hacía posible el regreso a España de los exiliados.” 

A ese respecto, el artículo VIII del tratado de la Quatriple Alianza de 17 de Febrero de 1720, marca: “que en el tratado particular de paz, que se ha de ajustar entre el Emperador y el Rey de España, habrá una amnistía general para todas las personas de cualquier estado, condición, dignidad, y sexo que fueren así eclesiásticos, como militares, y seglares, que hubiesen seguido el partido de la una ú de la otra Potencia durante la última guerra; por la qual amnistía será permitido á todas y á cualquiera de dichas personas reintegrarse en la plena posesión y goce de todos sus bienes, derechos, privilegios, honores, dignidades, é inmunidades, para gozarlas y disfrutarlas tan libremente como las gozaban antes de empezarse la última guerra…”

Alcanzado el triunfo bélico, Felipe V dio impulso a la cultura. Fundó la Real Academia Española y la Real Academia de la Historia, siguiendo el modelo francés. Fomentó la intervención del Estado en la economía; apoyó la agricultura y la industria, dando pie a las llamadas manufacturas reales, mejorando la economía nacional y potenciando el ejército y la marina, lo que comportó una mejora en la protección del comercio americano, creando aduanas y prohibiendo la importación de manufacturas textiles, e introdujo importantes reformas administrativas en el estado, primando la actuación de los profesionales, basándose en la meritocracia.

0 comentarios :

 
;