martes, 3 de octubre de 2017

Sobre la herejia (12)

El arrianismo no es principalmente ni una herejía trinitaria ni una herejía cristológica, sino que es una visión global de las relaciones entre Dios y el mundo, en base a la cual se niega que pueda haber puntos de contacto entre ellos: en concreto ni es posible una verdadera Encarnación, ni es posible una verdadera creación, ni es posible una verdadera Redención. Además Dios, el Dios verdadero, permanece invisibilis (á,6pa:toc;), a pesar de la atribución de un sentido unívoco al lenguaje teológico. En breve el arrianismo es, en el fondo, una manifestación de ateismo, o mejor de agnosticismo, oculto. 80

Los doctores ortodoxos no niegan la existencia de los textos citados por los arrianos, y, en algunos casos, llegan hasta a compartir su interpretación. Pero repiten constantemente que los textos citados por los heterodoxos no son los únicos: junto a ellos hay otros que afirman precisamente lo contrario de 10 que los arrianos pretenden. No se trata de escoger entre unos u otros, sino de aceptar unos y otros. 81

San Agustín no se cansa de repetir que todos los ortodoxos comparten la defensa arriana de la unidad de Dios, así como las afirmaciones relativas a la obediencia de Cristo, aliter tamen et aliter. 82

La obediencia de Cristo, que es cierta, no prueba la diversidad de naturaleza, porque una cosa es obedecer, otra es ser de naturaleza distinta. Esta respuesta, vale la pena señalarlo, implica una opinión preliminar: que una cosa es la voluntad de Cristo quo homo y otra la voluntad de Cristo quo Deus. La Sagrada Escritura afirma que la voluntad humana de Cristo es distinta de la voluntad divina y nada más. En cambio la voluntad divina de
Cristo es la misma voluntad del Padre, sin diferencia. Aún más, es necesario que Cristo posea una voluntad humana distinta de la divina, y que esta voluntad humana esté sometida perfectamente a la divina, para reparar el pecado original. 83

Por tanto, si miras a la distinción de sustancia, el Hijo de Dios bajó del cielo, el Hijo del hombre fue crucificado: si miras a la unidad de persona así bajó del cielo el Hijo del hombre como fue crucificado el Hijo de Dios. 84

San Agustín afirma que el Hijo ha sido verdaderamente «engendrado» y no factus por el Padre y, en este sentido, si es verdaderamente Hijo no puede ser sino de la misma naturaleza y sustancia. 85

San Agustín señala en “de Trinitate” la función mediadora de Cristo asegura su perfecta divinidad y su perfecta humanidad. 86 La teología arriana consiste en negar que pueda haber alguna relación entre un Dios, perfecto e inmutable (que sería Dios Padre), con un mundo corrompido y destinado a la muerte. 87

Aún conforme a la fábula inventada por Arrio, Dios Padre habría impuesto a la Segunda Persona la probación de hacerse hombre, pero no en el sentido católico de Dios y Hombre verdadero.88

Debemos tener en cuenta que la naturaleza de Jesús era el problema más complejo de los primeros siglos del cristianismo, como lo revelan las discusiones teológicas. En los primeros siglos del cristianismo se planteaba el problema de la relación del Hijo y de Dios. A esto se le llamó las disputas cristológicas.89

El arrianismo estaba dispuesto a otorgarle a Nuestro Señor toda clase de honores y majestades menos la de la naturaleza plena de la Divinidad. Fue creado (o bien, si a las personas no les gustaba la palabra “creado” entonces se utilizaba aquella otra de “surgió”) de la Divinidad antes de todas las demás cosas. A través de Él fue creado el mundo. Se le otorgó (paradójicamente) el poder de todos los atributos divinos menos el
de la divinidad.90 En este aspecto se observan influencias mitraicas (a través de Mitra se creó el mundo según el mitraísmo).

El arrianismo se refirió a Nuestro Señor como un Agente Supremo de Dios el Demiurgo y lo consideró como la primera y más grande de aquellas emanaciones de la Divinidad Central mediante las cuales la filosofía de moda por aquellos días trataba de superar la dificultad de reconciliar al Creador infinito y simple con un universo complejo y finito y atrajo grandes cantidades de aquellos que realmente eran cristianos. Pero también fue el punto de encuentro de estas fuerzas no-cristianas que tanta importancia tenían en la sociedad de aquella época. 91

Notas:

80 Claudio Basevi.. Los textos de la Sagrada Escritura sobre la Pasión de Cristo en la exégesis arriana y
agustiniana Pag. 377
81 Id. Id. Pag. 377
82 Id. Id. Pag. 377
83 Id. Id. Pag. 378
84 Id. Id. Pag. 380
85 Sermo 139, 3, 4; PL 38; 771
86 Claudio Basevi.. Los textos de la Sagrada Escritura sobre la Pasión de Cristo en la exégesis arriana y
agustiniana Pag. 384
87 Id. Id. Pag. 385
88 LA HEREJIA ARRIANA Y LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN http://www.fatima.org.pe/seccion-verarticulo-438.html
89 ARRIANISMO, LA CUESTIÓN ARRIANA http://lacuestionarriana.wordpress.com/arrianismo/
90 Las grandes herejías http://www.laeditorialvirtual.com.ar/pages/Belloc_Hilaire/LasGrandesHerejias_01.htm
91 Id. Id.

0 comentarios :

 
;