lunes, 27 de noviembre de 2017

EL EJÉRCITO EN LAS ANTILLAS Y FILIPINAS DURANTE EL SIGLO XIX (IV)


Se repetían, así, las acciones llevadas en Santo Domingo en los años sesenta. Como entonces, en aquella ocasión el enemigo conocía las órdenes dadas al ejército español antes de que fuesen conocidas por éste, y en su conjunto, todo atestigua que en las operaciones de Cuba y de Filipinas en las guerras separatistas faltó todo, buena administración militar, verdadero plan de operaciones y disciplina en los ejércitos, con la sola excepción de las operaciones realizadas por la división que mandaba en Filipinas el general Lachambre, operaciones que tuvieron por primer resultado la toma de Santa Cruz, de San Francisco de Malabón, de Imus, de Pérez Dasmariñas y de Suang, y del pensamiento del general Weyler de quitar a los insurrectos de Cuba los medios de vivir y sostener la guerra con los recursos del país. (Isern 1899: 270)



Como ya ha quedado señalado, uno de los principales problemas padecido por el ejército español era el importantísimo número de mandos que, con criterio y sin él, hacían prevalecer su opinión dependiendo del cargo que ostentaban, y siendo que no necesariamente ocupaban los principales puestos aquellos que resultaban más cualificados.

En ese orden, para el gobierno parecía que lo único digno de tenerse en consideración era el número de tropa, tal vez para justificar el desmesurado número de jefes; así, el año económico 1888-1889 el ejército estaba formado como sigue:

Articulo 1.
La fuerza del Ejército permanente de la Península para el año económico de mil ochocientos ochenta y  ocho a mil ochocientos ochenta y nueve, se fija en noventa y cinco mil doscientos sesenta y  seis hombres.
Art. 2.
Durante dos meses del año, se aumenta esta fuerza en veintiséis mil setecientos diez y ocho hombres.
Art.3.
La de los de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, será respectivamente de diez y nueve mil quinientos setenta y un hombres, tres mil ciento cincuenta y cinco, y ocho mil setecientos cincuenta y tres.
Madrid doce de Junio de mil ochocientos ochenta y ocho (D.O.M.G. 13-6-1888)

Notables diferencias de número con relación a 1873, pero ello estaba justificado ya que la guerra iniciada en 1868 había finalizado en 1878.

Para el año 1891, un proyecto de Ley encaminado a imponer el Servicio Militar Obligatorio había sido presentado por el partido conservador en el gobierno, pero el cambio del mismo, que daba paso a Sagasta y apartaba a Cánovas, dejó archivada la propuesta y mantuvo la política de redenciones a metálico, sin llegar a ser aceptado el incremento de la cuota a 10.000 reales, que conllevaba un importante perjuicio para las familias de clase media y un sacrificio imposible para los pobres.

El resultado numérico de esas decisiones, al menos, se cumplió; así, en Cuba en 1892, hay una guarnición de cerca de 20.000 hombres entre el Ejército y la Guardia Civil (Caballero 2012)

Unidades       Hombres
7 Regimientos de Infantería con dos batallones cada
uno de cuatro compañías (1241 hombres por regimiento) 8.701
12 Compañía de guerrillas 1.865
Escuadras de Santa Catalina del Guaso  118
Cuerpos del Orden y Brigada disciplinaria  306
2 Regimientos de Caballería de 4 Escuadrones 1.692
Escuadrón de voluntarios de Camajuaní  126
1 Batallón de Artillería con 6 Compañías  708
Compañía de reparaciones   67
1 Batallón Mixto de Ingenieros con 4 Compañías 432
1 Brigada de Sanidad 109
Otros servicios, oficinas, etc 439
Total         14.563
3 Tercios de la Guardia Civil           4.722
Total         19.285

0 comentarios :

 
;