miércoles, 1 de noviembre de 2017

Los cátaros (12)

El procedimiento inquisitorial (en vez del procedimiento acusatorio) comenzó a usarse en la lucha contra la disidencia religiosa, pero no era un método nuevo: había sido empleado, tanto por el derecho imperial romano, como por el germánico, en casos de crimen laesae magestatis —de lesa majestad o que lesionaban la majestad real—, delito al que se comenzó a asimilar la herejía desde el siglo XII —por lesionar la majestad divina—, como respuesta a una expansión de la disidencia religiosa a partir de este siglo. La Inquisición fue posible, como veremos, gracias a la
concertación de las autoridades eclesiásticas y seculares: surgió de su consenso. Las autoridades estaban convencidas de que la herejía era uno de los peores delitos. Para la segunda mitad del siglo XIII, la Inquisición estaba totalmente organizada.118

Pero, ¿qué llevó a la creación de la Inquisición? Los príncipes de la Edad Media tuvieron por cosa natural y legítima el castigar con hierro y fuego a los vanos doctores. Recuérdense las crudísimas leyes que contra los mismos cátaros y patarinos fulminaron los emperadores Otón III y, ¿quién lo diría?, Federico II, sin que se quedasen en zaga las ciudades libres de Italia. Admitido en la potestad secular el derecho de exterminar a un maniqueo o a un valdense, por el mismo instinto de conservación que ordena castigar a un facineroso, era necesario distinguir al hereje de los fieles, y esto sólo podían hacerlo los teólogos, o de lo contrario la ignorancia, el falso celo y las venganzas particulares usurparían el lugar de la
justicia. Al principio, los obispos, por sí o en delegación, juzgaban las causas de herejía como todas las demás pertenecientes al foro eclesiástico; ellos separaban al hereje de la comunión de los fieles y le entregaban al brazo secular. Pero en tiempo de la guerra de Provenza comenzaron los pontífices a nombrar delegados especiales, que, desde Gregorio IX fueron por la mayor parte dominicos. El concilio de Beziers regularizó los procedimientos, mucho más discretos y equitativos que en ningún otro tribunal de la Edad Media (750).119

En 1198 accede al pontificado Inocencio III (1198-1216). En 1198 y 1999 dos legaciones con plenos poderes, incluido el de excomunión, nueva mente fracasan en el intento120 de solucionar las divergencias.

Inocencio III, desde 1198, vendrá a imprimir más dinamismo en la lucha de la iglesia contra el hereje. Tiene formación jurídica y pone en práctica la ideología de la teocracia. En 1199, por una decretal, pondrá en práctica en Italia que a todo aquel que no acate la doctrina pontificia se le confiscaran las tierras y ser proscrito, lo que en 1200 se extiende a Occitania. Es el inicio de una serie de disposiciones que conducen a la formación de la Inquisición. La aplicación de las disposiciones requiere de la colaboración de los poderes civiles. La actuación papal se hará por medio de legados, de los cuales el primero será Rainiero Ponza. Algunos príncipes occitanos si aceptan las decretales, caso del rey de Aragón Pedro II y del vizconde de Montpellier Guillermo VIII.121

Notas

118 Política, heterodoxia e Inquisición.Diana Luz Ceballos Gómez.
www.revistas.unal.edu.co/index.php/hisysoc/article/download/32322/32341
119 Historia de los heterodoxos españoles. Marcelino Menéndez Pelayo Pag. 288
http://www.filosofia.org/aut/mmp/hhein1.htm
120 GUILLERMO DE TUDELA Y "LA CANCION DE LA CRUZADA CONTRA LOS ALBIGENSES"
Joaquín Guillén Sangüesa. dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2273363.pdf
121 Cátaros. José Julio Martínez Valero. www.monografias.com

0 comentarios :

 
;