jueves, 11 de enero de 2018

DESARROLLO HISTÓRICO DEL SEPARATISMO EN FILIPINAS (1)

DESARROLLO HISTÓRICO DEL SEPARATISMO EN FILIPINAS

Los primeros conatos separatistas en Filipinas tuvieron lugar en 1823, coincidiendo con el triunfo de los agentes británicos en América, pero estos intentos, al igual que los suscitados por José Cuesta en 1854, fueron rápidamente sofocados.



Entre estos años, la actividad llevada a cabo por el mundo anglosajón no cesaba; así mientras en la península mantenían una creciente inestabilidad, en 1837, cuando se desarrollaba la Primera Guerra Carlista, en la que los británicos imponían su criterio y aupaban a Espartero, los Rothschild se plantean abrir en Cuba una agencia. Curiosamente, ese mismo año, una constitución quitó a la provincias ultramarinas su estatus, relegándolas a lo que nunca habían sido: colonias sin representación en los organismos nacionales.

El 18 de Abril, «las Cortes, usando de la facultad que se les concede por la Constitución, decretaron: No siendo posible aplicar la Constitución que se adopte para la Península ó islas adyacentes á las provincias ultramarinas de América y Asia, serán regidas éstas y administradas por leyes especiales análogas a su respectiva situación y circunstancias propias para hacer su felicidad; en su consecuencia, no tomarán asiento en las Cortes actuales, diputados por las expresadas provincias. (Pirala 1895: 786)

Esta mutilación de derechos no se efectuó sin protestas que acabarían siendo germen primeramente del movimiento autonomista y finalmente del movimiento separatista.

Las demandas por el cambio de situación a todos los niveles para las Filipinas constituyen un reclamo existente a lo largo de todo el siglo XIX, muy especialmente después de la cancelación de la representación en las cortes en 1837 y sobre todo desde la inauguración de la legislación especial y la consideración de aquellos lejanos territorios como colonia, no como provincia. (Blanco 2004: 585)

Pero las reclamaciones no servían de nada ante unos gobiernos que en todas sus actuaciones, tanto en las desarrolladas en la Península como en el resto de la Nación, no parece que estaban encaminados, precisamente, al bien de la Patria.
Al alimón de lo acontecido en la Península se sucedían acontecimientos centrífugos en la España ultramarina; así, la revolución “gloriosa”, la septembrina de 1868, fue el inicio de las sublevaciones en Filipinas:

Bien puede asegurarse que la revolución en Filipinas no ha venido de abajo arriba, como suele acontecer en otros países, sino de arriba abajo, de la metrópoli á la colonia, del gobernante al gobernado…/… El abogado separatista Felipe Buencamino hizo constar en el manifiesto que publicó al alzarse en armas contra España, que las islas Filipinas debieron a la revolución de Septiembre su despertar después de un sueño de trescientos años. (Isern 1899: 301)

En principio no se trataba de asuntos de envergadura, sino más bien circunscritos a ámbitos de influencia británica. En ese ámbito, el 21 de enero de 1872 se produjo una grave insurrección en Manila que ocasionó un  enfrentamiento entre una facción militar al mando del sargento Lamadrid y el ejército regular. La revuelta fue duramente sofocada, y en el curso de la misma, que había sido organizada por asociaciones masónicas, se produjo un importante número de muertos y de heridos.

La represalia produjo cerca de ochenta detenidos, entre los que se encontraban personajes como Pardo de Tavera, Regidor, Paraíso y otros. Cuarenta de ellos serían condenados a muerte, de los cuales cerca de una treintena, muchos de ellos masones, fueron indultados o enviados a las islas Marianas y el resto ejecutados, a garrote vil, por sediciosos, el 17 de febrero de 1872. Entre los ejecutados figuran tres clérigos filipinos: José Burgos, Mariano Gómez y Jacinto Zamora. Las peticiones de indulto del Obispo de Manila, D. Gregorio Melitón, de nada sirvieron para que el Gobernador, masón declarado del grado 33, D. Rafael Izquierdo, denegara la petición arrastrado por las exigencias de sus hermanos masones. (Gómez)

0 comentarios :

 
;