lunes, 22 de enero de 2018

España bajo el Islam (18)

En 773, Córdoba se independiza de la nueva capital Abasí, Bagdad. Esta independencia es política y administrativa pero se mantiene la unidad espiritual y moral al continuar el vínculo religioso con el Califato Abasí.

El año 788 fallecía Abderramán I, habiendo superado conspiraciones por parte de familiares muy cercanos (sobrinos) que pagaron su osadía con la vida. Le sucedía su hijo Hixam I.

En la España liberada, el año 789 fue rey Bermudo I el Diácono, que era hermano de Aurelio y sobrino de Alfonso I, y conforme a la legislación de Witiza, estaba casado y tenía dos hijos. Fue elegido por los nobles para cortar las aspiraciones de Alfonso, hijo de Fruela y nieto de Alfonso el católico, que quería cortar las relaciones con el invasor . Por estos motivos, o porque se pretendía evitar la costumbre visigoda de que el nuevo rey tomase represalias sobre quienes habían actuado en su contra, o por ambas a la vez, Alfonso quedó de momento sin ser rey.

Mientras tanto, a la muerte de Abderramán I en 788 surgieron graves disensiones que pudieron ser contenidas no sin esfuerzo por Hixam I, que había sido designado heredero por Abderramán , accedió al trono por haber llegado antes que su hermano Suleiman a Córdoba, ya que ambos se encontraban lejos de la ciudad.

Suleiman se garantizó la fidelidad de los toledanos y se enfrentó a su hermano; Said ben Al Husain se sublevó en Sagunto y conquistó Zaragoza; ben Fortun se batió acto seguido, y Matruh ben Sulaiman avanzó desde Barcelona y conquistó Huesca y Zaragoza.

Por su parte, el otro hijo en discordia, Abd Allah, que fue el transmisor del poder de su padre a su hermano Hixam I, se arrepintió de lo hecho y marchó a engrosar las filas de su otro hermano, Suleiman, a Toledo, donde fueron sitiados por Al Hakam. Suleiman fue derrotado en una incursión que hizo en Mérida, y Abd Allah se entregó a Hixam, que lo recibió bien.

Esto sucedía el año 790.

Mientras tanto, y contra todo lo previsto en Asturias, Bermudo llamó a su lado a Alfonso y lo puso al mando del ejército .

Este mismo año, Hixam envió una expedición contra Tudmir (ocupaba lo que actualmente es Alicante y Murcia y tenía la capital en Orihuela), desatendiendo los pactos que el año 711 permitieron que los árabes ocupasen todo el territorio nacional. Teodomiro ya había fallecido, y estaba en el trono su hijo Atanagildo, que mantenía a duras penas el reino que su padre consiguió mantener independiente mediante el tratado que en 713 firmó con Abdelaziz ben Musa.

Parece ser que Atanagildo había pactado con Carlomagno por una parte y con Abderramán ben Abib por otra, para procurar el derrocamiento de Abderramán I, que era conocido como “el advenedizo”, pero la traición posibilitó que Abderramán I abortase esta intentona el año 779.  En esta misma época serían expulsados los mozárabes de Valencia.

Ocupó Tudmir y de paso aprovechó para expulsar de la península a su hermano Suleiman, que según los escritos árabes “se encontraba en las fronteras de tal provincia”.

Una traición le posibilitó también la toma de Zaragoza el 10 de mayo del año 791.

0 comentarios :

 
;