miércoles, 28 de febrero de 2018

Un repaso al genocidio (14)

En 1944, durante del proceso de Nuremberg, “la Ley de Derechos de Ciudadanía para los Indígenas les facilitó solicitar la "ciudadanía", pero tenían que demostrar a un magistrado que habían "disuelto sus afiliaciones indígenas y tribales", "adoptado las costumbres de la vida civilizada" durante dos años, y que "hablaban y entendían el idioma inglés", además de ser "muy trabajadores". Les revocaban la ciudadanía por ofensas menores como cortar árboles, ser desordenado, no mantener la lavandería limpia o tomar mucho. Esa ley siguió en vigor hasta 1971.”   Y hasta dejaron de organizarse cacerías de aborígenes, no así de canguros.



“En 1997, una comisión nacional de derechos humanos publicó el informe de una investigación de tres años, Bringing Them Home: National Inquiry into the Separation of Aboriginal and Torres Strait Islander Children from Their Families, que examinó la separación de unos 100.000 niños indígenas de sus familias hasta 1970. Los investigadores recabaron información de 535 relatos personales, 1000 escritos personales y 242 testigos, y concluyeron que prácticamente todo aborigen del continente de Australia sufrió las penas de la separación de los niños.”

“Por su parte, el "Protector General" a cargo del Occidente de 1915 a 1940 planteó: 1) que se dejara que los de "raza pura" se extinguieran; 2) que se separara a los "media casta" de su madre; y 3) que el gobierno regulara los matrimonios entre los "media casta" y les mandara casarse con blancos. Según ese racista, a cargo de los asuntos indígenas en el Occidente, eso permitiría "que con el paso del tiempo se olvidara que una vez hubo aborígenes en Australia".”

“Actualmente, hay aproximadamente 400.000 aborígenes, solo el 2.1% de los 19 millones de australianos, pero un porcentaje muy alto de esa población son pobres, desempleados y presos, y mueren muy jóvenes. Los aborígenes tienen una tasa de desempleo de 34%, casi cinco veces el promedio nacional. Según cifras oficiales, el 55% recibe welfare y el 11% no tiene ingresos. Una familia aborigen tiene una probabilidad 20 veces mayor de estar sin casa. El promedio de vida de los aborígenes es de cinco a 20 años menos que el de los australianos blancos. En una comunidad de la isla Tiwi, el suicidio es tan común que han colocado alambre de púas en los postes de alumbrado para que los jóvenes aborígenes no se lancen a los cables de alta tensión. En 12 meses, la policía respondió a 50 llamadas por tentativa de suicidio y en un año cortaron la electricidad en más de 40 ocasiones… Un aborigen tiene una probabilidad 17 veces mayor de ser arrestado que un blanco, y la cantidad de presos indígenas ha aumentado en un 61% en los últimos siete años, casi dos veces la tasa de aumento de presos blancos. Un aborigen tiene una probabilidad 15 veces mayor de ir a la cárcel y 16 veces mayor de morir ahí.”

“En el Territorio del Norte, han sentenciado a chicos de 12 a 15 años a la cárcel porque su familia no pagó multas por infracciones como andar en bicicleta sin casco. En un caso en Australia Occidental, el magistrado dispuso que un chico de 15 años pasara 30 días "bajo observación" en un centro de detención por robarse un helado que costó A$1,90. Después de 18 días, la Corte de Menores ordenó que lo pusieran en libertad... a 600 kilómetros de su casa.”

“Desde la invasión del continente por colonos ingleses en 1770, los aborígenes han sufrido una opresión bárbara bajo la bota del colonialismo capitalista y el imperialismo, que los despojaron de su tierra y masacraron a miles. La política racista del gobierno creó generaciones de niños robados. El genocidio ha continuado por más de 200 años hasta hoy, cuando los aborígenes viven una sistemática y sumamente cruel opresión nacional.”

“El vicepresidente de la Sociedad Real de Tasmania (Australia), James Barnard, escribió en 1890 que “el proceso de exterminio es un axioma de la ley de la evolución y de la supervivencia del más apto”. Por ello concluía que no había ninguna razón para suponer que “hubo alguna negligencia culposa” en el asesinato de los aborígenes australianos. Ante estos planteamientos racistas darvinistas se inició una terrible masacre con el objetivo de exterminar a los aborígenes. A las familias nativas se les daba alimento envenenado, y las cabezas de los muertos eran clavadas a las entradas de los campos. En el transcurso de 50 años la mayoría de los poblados aborígenes de Australia desaparecieron de manera cruel y brutal.”

TEXTO COMPLETO: http://www.cesareojarabo.es/2018/06/un-repaso-al-genocidio-texto-completo.html

0 comentarios :

 
;