sábado, 22 de septiembre de 2018

España bajo el Islam (22)

Entre tanto, los mozárabes empezaron a rebelarse contra el invasor, con la esperanza de encontrar el apoyo de los muladís, que como aquellos se encontraban oprimidos por el invasor.

El año 795 Hixam enviaba una aceifa contra Asturias al mando de Abdelkrim, arrasando todos los lugares por los que pasaba.

El año 796 moría Hixam, y era sustituído por Al Hakam I. Con el nuevo emir se producirían levantamientos de sus tíos Suleiman y Abdala, que pretendían el trono y mientras Abdala se aliaba con el cadí de Toledo, de cuya circunscripción sólo se declaró fiel a Al Hakam Amru, de Talavera. Suleiman reclutaba tropas en África y buscaba alianzas con Carlomagno, quién le envió a Ludovico Pío, que recobraba Narbona y Gerona y se le entregaban Huesca, Lérida y Pamplona, mientras Barcelona se ponía a su disposición, aunque a la hora de la verdad, se retiró la oferta, lo que conllevó un duro sitio de la ciudad. Finalmente conquistada, quedó como conde un noble godo llamado Bera.

Zaragoza había caído en manos del rebelde Balul ibn Marzuk, los pamploneses habían matado al gobernador Mutarrif, de los Banu Qasi, y Alfonso el Casto, aprovechando las discordias del enemigo, arrasó Lisboa en 798, de donde entregó a Carlomagno, como presente siete mil prisioneros  . Esta osadía turbó a los invasores, que no supieron reaccionar, turbados por las discordias noroccidentales con los tíos del emir, cuando el año 800 Abdala, tomaba Huesca. A la zona noroccidental dirigió Al Hakam las aceifas del año 801, que sufrieron una terrible derrota por parte de las tropas españolas en el desfiladero d Arganzón , lo que les impidió llegar a combatir con su objetivo, Abdala,. En 803 sufrió una nueva derrota por parte de Alfonso el Casto en el valle del Pisuerga.

Puesto finalmente en marcha Al Hakam, recuperó Gerona, Huesca, Lérida, Gerona, Barcelona, y en Narbona degolló a la población.
Mientras, sus tíos se habían hecho con Valencia y con Murcia, donde se retiraron, su general Amrú toma Toledo y ejecuta al cadí. Atacaron Córdoba por sorpresa, pero Al Hakam los venció en batalla, matando a su tío Suleiman.  Tras esta derrota, su otro tío, Abdala, pidión el “amam”, la paz.

Era el año 801.

El año 800, la España liberada conoció un nuevo caudillo: Iñigo Arista, fundador de la primera dinastía navarra , tras deshacerse del sometimiento franco. Era Iñigo familia de la familia islamizada Banu Qasi, y participó en las reyertas que éstos mantuvieron con el poder de Córdoba. Murió el año 850, un año después de haber claudicado los Banu Qasi ante Córdoba.

Pero el buen sol que brillaba para España se vio turbado el 802 por el alzamiento de un personaje cuyo nombre nos es negado por la historia, y que a punto estuvo de dar al traste con Alfonso, pero un grupo de fieles venció al rebelde y restituyó en su trono a Alfonso, que permaneció recluido en el monasterio de Ablaña durante un año . El presente de Alfonso a Carlomagno parece ser el origen de las discordias internas que a punto estuvieron de acabar con el reinado de Alfonso. Lo cierto es que no volvieron a efectuarse semejantes presentes.

Durante los siguientes años de su reinado, dedicaría Alfonso grandes esfuerzos a embellecer su reino con hermosas construcciones, e instalando nuevos monasterios desde Vardulia hasta Galicia y repoblando castros y ciudades con la población mozárabe que huía del dominio musulmán. Y es que en estos momentos se había consolidado el frente del noreste. La Marca Hispánica, donde emigraban muchos españoles huyendo del poder sarraceno absorbía la atención de Córdoba, y el príncipe Abderramán se enfrentaba y hacía huir de Tarragona a Ludovico Pio el año 809. 

Algo que volvería a repetir el año 811, cuando retomó Gerona y llegó a Narbona.

0 comentarios :

 
;