jueves, 20 de septiembre de 2018

Siguiendo con la guerra de sucesión (XVIII)

En Julio de 1705, una armada anglo holandesa comandada por el pirata Peterborough salió de Lisboa, y tras atacar Cádiz, asoló las costas de Almería y Alicante. En Denía, el 8 de Agosto, proclamaron rey al archiduque Carlos, y el poder de los rebeldes se extendió por el reino de Valencia… Gandía, Alcira, Játiva… Valencia fueron sumándose a la causa austracista. Y los partidarios de Felipe V se encerraron en Peñíscola, Alicante y otras plazas.

Habiendo quedado los austracistas Baset y Nebot al mando en Valencia, llegaron a tal grado de iniquidades sus actuaciones que, temiendo una sublevación a favor de Felipe, acudió Peterborough para poner coto a los tiranuelos y, de paso, presentar a los ingleses como libertadores.

El 22 de Agosto de 1705, la armada anglo-holandesa fondeaba frente a Barcelona, ante lo que el virrey Velasco procedió a ahorcar a los sospechosos de sedición. El 28 de Agosto desembarcaba el archiduque, pero el virrey se había hecho fuerte, y la armada aliada inició un potente bombardeo de Barcelona, llegando a apoderarse del castillo de Monjuic el 17 de Septiembre, desde donde el día siguiente iniciaron un bombardeo de la ciudad, que se vio forzada a capitular el 8 de Octubre, cuando la práctica totalidad de Cataluña había proclamado rey al archiduque Carlos, que empezaba a acometer las plazas de Aragón.

Mientras, los ingleses enquistados en Gibraltar habían reforzado la amistad con Muley Ismael, rey de Marruecos de quién, además de víveres esperaban apoyo para asaltar Ceuta. Entre tanto, coaligada Inglaterra también con los reyes de Túnez y de Argel, procedieron al sitio de Orán, que acabó siendo conquistado en Septiembre de 1707.

Como queda señalado, el 22 de Agosto de 1705 estaba la flota aliada frente a Barcelona, donde contaban con la complicidad de un grupo de notables (el conde de Centellas, los hermanos Pinós, y otros), mientras otro nutrido grupo (el marqués de Rupit, el conde de Bornonville, el marqués de Argensola, los Gironella…) se mostraban partidarios de Felipe V. Durante veinticinco días esperaron los ingleses la sublevación de Cataluña, animando con la presencia del archiduque, que el día 29  de Agosto arribó en señal de victoria. A la llegada del archiduque se le unieron los austracistas, entre los que se encontraban varios miembros de la familia Feliu de la Peña. Los aliados desembarcaron el día 24 en Mongat. Relata Felíu de la Peña: “en efte día 22 de Agofto principio de la mayor felizidad para Cataluña, y para toda Efpaña, fe dexò ver desde los Muros de Barcelona la numerófa Armada de los Aliados, defpues de aver conquistado la Plaça de Denia en el Reyno de Valencia.”

Algunas plazas, como Gerona y Figueras se entregaron sin lucha. Vicente Bacallar señala que “el gobernador de Rosas despreció amenazas y promesas, descubrió en su primer origen una conjura que se iba formando y mantuvo la ciudad por el rey Felipe. Ya todo el principado en armas, se enfureció contra sí mismo; hallaron la mayor oportunidad los facinerosos y malvados, y llenaron la tierra de sacrilegios, violencias, adulterios, robos y homicidios…/… No puede la ingeniosa malicia inventar atrocidades y crímenes que no cometiesen los catalanes contra sí mismos”

Tras lo cual, señala Narciso Felíu de la Peña, “toda la nobleza y gente conocida de Cataluña”  rindió pleitesía al archiduque Carlos, titulado Carlos III de España. “Concurrieron también todos los Abades Clauftrales.y muchos de los Monacales que eftavâ fuera de la Ciudad de Barcelona retirados en fus Cöventos; en grade numero Canónigos, y Dignidades de todas las Iglesias Cathedrales del principado ; Muchiffimos Curas , y Clérigos de las Iglesias Parroquiales, y no menos Religiofos de todas las Religiones que fe hallan en Cataluña.”. 

Sin lugar a dudas, la plaza deseada era Barcelona; a ella se dirigirían y pondrían asedio. Así, en ese mismo año de 1705, “desde el día 19 [de septiembre] hasta el día 3 de Octubre los Aliados batieron, y Bombardearon la Plaça” 

0 comentarios :

 
;