martes, 27 de noviembre de 2018

EL EJÉRCITO EN LAS ANTILLAS Y FILIPINAS DURANTE EL SIGLO XIX (y X)


Otro aspecto que llama la atención en lo relativo a la aplicación de recursos son los Presupuestos de Cuba para el ejercicio 1896, que son los siguientes: (Soldevilla 1896: 327)



LOS GASTOS      Pesos
Obligaciones generales 12.578.335
Gracia y Justicia     995.693
Guerra  5.896.740
Hacienda     762.125
Marina  1.055.136
Gobernación  4.036.088
Fomento     771.125
Total 26.095.244

5,896.740 pesos era el presupuesto de guerra. 42 generales, mas los coroneles, más los capitanes, más los tenientes, los alféreces, los sargentos, los cabos… y 100.000 soldados. … Utilizando el mismo sistema de medida aplicado por la Compañía Transatlántica, y asignando los mismos emolumentos a un general que a un soldado, obtenemos que cada uno de ellos tenía una asignación de 50 pesos anuales. A todo ello hay que añadir el material de guerra, la alimentación…

Tal vez la estimación es errónea, y los fondos para pagar a la tropa salían de las obligaciones generales… En ese caso, corresponderían 125 pesos anuales…

Para completar la distribución y tener una referencia para calcular lo que podía costar el mantenimiento de un ejército a finales del siglo XIX, podemos señalar que en esas mismas fechas, Estados Unidos levantó un ejército de 125.000 hombres (similar al existente en Cuba) para lo que gastó mucho más de cien millones de pesos. (Mendoza 1902: 10)

De los Presupuestos Generales de Cuba parece deducirse que los recursos aplicados a la contienda no obedecían a las necesidades reales, pero llama todavía más la atención si consideramos que los recursos arbitrados desde el comienzo de la campaña, o sea 4 de Marzo de 1895 hasta 30 de Junio de 1898 fueron de ….1874 millones de pesetas. (Soldevilla 1899: 346)

La estricta economía, al menos para este curioso, resulta extremadamente farragosa. De difícil comprensión.

¿Y de la economía humana?, ¿qué podemos decir del costo humano de esa deplorable guerra separatista?

Las pérdidas de la guerra, propiamente dichas, son relativamente mínimas: un general, 60 oficiales y 1.314 soldados han sido muertos en los diversos encuentros con el enemigo; un general, 81 oficiales y 704 soldados han sucumbido a consecuencia de sus heridas; 463 oficiales y 8.164 soldados, heridos, se han salvado; de suerte, que las pérdidas ocasionadas por los insurrectos no se elevará a más de un 6 por 100 del efectivo total del ejército español.
El paludismo, la fiebre amarilla y otras enfermedades epidémicas han causado verdadero estrago. De fiebre amarilla han muerto 313 oficiales y 13.000 soldados; 127 oficiales y 40.000 soldados han sucumbido de otras enfermedades. (Soldevilla 1899: 346)

En los listados de soldados del Ejército Español fallecidos en Cuba entre 1895 y 1898 figuran 444 oriundos de La Habana; 247 de Matanzas, 245 de Pinar del Río, 25 de Puerto Príncipe, 325 de Santa Clara y 114 de Santiago de Cuba… Uno de ellos, el coronel Jiménez de Sandoval, era el jefe de la columna con la que se encontró José Martí en Dos Ríos.

2.160 muertos por efectos de la guerra, de los cuales 1400 naturales de Cuba, y 53.440 muertos por efectos de la desatención, del abandono, a los que hay que añadir los que fallecieron en el viaje de vuelta y ya en la península. Volviendo a lo señalado páginas arriba… ¿Sirvió la guerra de Cuba para evitar un levantamiento en la Península?

El castigo a España no finalizaba con la pérdida de las Antillas, de las Filipinas y de los otros asentamientos en el Pacífico. El castigo a España se alargaba hasta los repatriados…

Eran espectros más que personas vivientes, y su cuerpo flácido y escueto cubierto con andrajos, les daba un aspecto a la vez repugnante hasta el horror y tristísimo hasta hacer derramar lágrimas. Después de llegados, se morían por docenas; algunos se cayeron desmayados en las calles, y era un espectáculo verdaderamente desconsolador que partía el corazón contemplar aquellos infelices. (Soldevilla 1899: 373)

Pero el gobierno y la monarquía se salvaron…

0 comentarios :

 
;