martes, 6 de noviembre de 2018

LA REVOLUCIÓN CANTONAL (6)

El día 8 de agosto entraba Martínez Campos en Valencia después de someter la ciudad a un bombardeo que duró desde el 26 de julio hasta el 8 de agosto, y después que los cantonales hubiesen desertado en masa.



Pero había otros problemas que se recrudecían con la actuación irreflexiva. Hasta el 24 de septiembre, La Unión estaba en poder del cantón de Cartagena, y la explotación minera sufrió las consecuencias:

suprimiendo tributos, olvidando créditos, devolviendo a partícipes el descuento existente en Depositaría que pertenecía a la Hacienda, dejando de pagar toda clase de obligaciones, dando lugar a que se realizaran exacciones metálicas a estos vecinos por la partida denominada de Tomaset. (Vilar 1983: 125)

se produjo una casi completa paralización de los trajines y fundiciones comarcanas…/… su orden económico herido y perturbado y la fabricación desaparecida casi en [su] totalidad, los industriales han emigrado para ponerse a cubierto de la miseria; pudiendo asegurarse que dos tercios de los obreros han abandonado nuestras montes; siendo el resultado de todo que, desierta la sierra, sin capitales ni brazos para la explotación, tímido el comercio o anulado, la industria abandonada, la riqueza disminuida, los pocos capitales sin circulación, colocan a esta villa en una situación tan precaria, tan difícil y tan peligrosa (. . .) que de prolongarse algún tiempo más, no sería extraño sobreviniera uno de esos períodos graves que con tan tristes colores nos ofrecen Persia y Turquía. (Vilar 1983: 127)

Los mineros no sólo optaron por la más absoluta indiferencia, sino que incluso reaccionaron negativa y violentamente contra el levantamiento federal. La
primera de las premisas viene probada por la escasa permanencia de la villa de La Unión en la causa cantonal -sólo dos meses-, no ofreciendo además la más mínima resistencia a la liquidación del movimiento. (Vilar 1983: 162)

Esta situación fue consecuencia de la marcha natural de las cosas. Declarado el cantón, los trabajadores de las minas reclamaban el pago de sus salarios, motivo por el que  ocasionaron un conflicto social en Cartagena, que sería duramente reprimido mientras, naturalmente, las autoridades cantonales echaban la culpa de lo sucedido a los otros.

Acalladas las reivindicaciones obreras por métodos tan expeditivos como censurables, no tardaron en justificarse, achacando las motivaciones de aquéllos a un supuesto complot centralista :  . . .La paralización de muchas fábricas y minas de La Uníón, Algar, Alumbres, Portmán y otras puntas de esta sierra, obedece a un vasto plan traidoramente concebido y sordamente desarrollado por una turba de insensatos, que deben todo la que son y lo que valen al sudor explotado villanamente de este gran pueblo ( . . .) . Quizás [sean) amigos íntimos y correligionarios de algún hambre afecta al Gobierno centralista. (Vilar 1983: 163)

De esta situación se puede inferir que Poncio echaba la culpa a Pilatos, mientras Pilatos la echaba a Poncio.

También el 18 de Julio de 1873 se constituyó el cantón de Sevilla, y aunque duró dos días, dio lugar a que Cádiz proclamase su propio cantón el día 19, significando este hecho de una moderación importante si tenemos en cuenta que los ediles del cabildo pretendían declarar a Cádiz como ciudad libre e independiente, según consta en el Acta Capitular de la ciudad de fecha  8 de junio de 1873. La primera medida de importancia que adoptó el cantón fue el cambio de los nombres de las calles.

Progresivamente el movimiento cantonalista andaluz se propagó por otros núcleos importantes, a más de las capitales señaladas, en general impulsado por los republicanos federales. En este despliegue surgieron disputas entre pueblos y ciudades (así, entre Sevilla y Utrera; entre Sevilla y Huelva; entre Jerez y Cádiz, etc.), básicamente por no querer aquellos subordinarse a estas. Pero, al mismo tiempo, parece que hubo algunos lazos de solidaridad y ayuda mutua entre cantones, como los existentes entre Sevilla, Cádiz y Granada. (Lacomba 2001: 3)

Texto completo en papel de "el cantonalismo" en  https://www.facebook.com/elcantonalismo/

0 comentarios :

 
;