viernes, 28 de diciembre de 2018

Un repaso al genocidio (19)

La ley de Linch

El genocidio tiene muchas facetas; así, en Estados Unidos de Norteamérica, paradigma del liberalismo, “El Instituto Tuskegee ha registrado que 3.446 negros y 1.297 blancos fueron linchados entre 1882 y 1968.”… Y es que, en los años 20 del siglo XX estaban estudiando leyes para enmarcar el linchamiento. “De 1882 a 1968, cerca de 200 proyectos de ley contra el linchamiento fueron presentados en el congreso.” Y era tal la inseguridad que se da una gran migración que se extiende desde 1910 hasta 1970. Seis millones y medio de negros salieron del sur, principalmente en las ciudades del norte y centro-oeste, en busca de empleo y para escapar del riesgo de linchamiento”.



Es de destacar que los destinatarios del linchamiento eran principalmente católicos (mexicanos que quedaron en los territorios usurpados por EE.UU, italianos, e irlandeses), a los que hay que añadir los nativos, prácticamente exterminados, los chinos y los negros. Es de destacar que los WASP (blanco, anglosajón y protestante) consideran negro prácticamente a todo aquel que no es rubio y de ojos azules, por lo que el número total de negros y de blancos víctimas de este genocidio, no puede ser entendido sino sumando ambas cifras y no teniendo en cuenta el extracto racial de las mismas. Tan sólo señalar que ese espíritu racista se encuentra presente de forma especial en los genocidas de corte liberal democrático y protestante, y más concretamente en su versión anglosajona.

“Los métodos usados en el linchamiento no incluían juicio alguno, sino que el reo era torturado y finalmente ejecutado a la vista de unos espectadores que jaleaban los actos de quienes torturaban a la víctima. A menudo se convirtieron en atracción de circo; eran anunciados en los periódicos y programados para que pudiesen realizarse reportajes fotográficos, que posteriormente tenían un mercado importante.”





Explotación y deportaciones


¿Y las explotaciones y las deportaciones llevadas a cabo? Inglaterra es una experta en estos asuntos. En la ciudad de York existe un museo esclarecedor de cómo la legislación británica deportaba a sus propios súbditos a los territorios de Australia y Nueva Zelanda. Al ganado destinado al matadero no se le trata así.

Pero hay más:  “El informe de la comisión central comprueba que los fabricantes raramente emplean a niños de cinco años de edad, frecuentemente de seis años, muy a menudo de siete años, en la mayoría de los casos de ocho o nueve años; que la duración del trabajo es con frecuencia de 14 a 16 horas diarias (excluyendo el tiempo de las comidas), que los industriales toleraban que los supervisores golpearan y maltrataran a los niños, y que ellos mismos frecuentemente obraban del mismo modo; se informa incluso del caso de un industrial escocés que persiguió a caballo a un obrero de 16 años que había huido, forzándolo a correr delante de él al trote de su caballo y golpeándolo continuamente con un largo látigo.”

"Las deformaciones de la columna vertebral son muy frecuentes entre los obreros. Algunas de ellas, como consecuencia de exceso de trabajo físico, otras como consecuencia de un trabajo prolongado sobre una constitución originariamente débil o debilitada por una mala alimentación. Los estropeados parecían ser más frecuentes que estas enfermedades; las rodillas estaban torcidas hacia adentro, los tendones de los tobillos muy frecuentemente aflojados y distendidos y los huesos largos de las piernas, torcidos. Eran sobre todo los extremos de esos huesos largos los que se hallaban deformados e hipertrofiados, y esos pacientes provenían de fábricas donde con frecuencia se trabajaba prolongadamente" (Dr. Loudon evid.: p. 16).

TEXTO COMPLETO: http://www.cesareojarabo.es/2018/06/un-repaso-al-genocidio-texto-completo.html

0 comentarios :

 
;