jueves, 24 de enero de 2019

Conspiraciones, pronunciamientos y sublevaciones en el siglo XIX (15)

La Gaceta de Madrid de 28 de diciembre decía:
Ministerio de la Gobernación. El Excmo. Sr. Presidente del Consejo de Ministros ha sido ligeramente herido al salir de la sesión del Congreso, en la tarde de ayer, por disparos dirigidos a su coche en la calle del Turco. Se ha extraído el proyectil sin accidente alguno, y en la marcha de la herida no hay novedad ni complicación.



Hay quien afirma que posteriormente fue estrangulado. Sospechoso del atentado fue el duque de Montpensier, padre de la futura reina, María de las Mercedes, y no lejos de la conspiración, al parecer, se encontraba Francisco Serrano, y José Paúl y Angulo, todo dentro de una trama masónica.
Los autores, masones en su mayoría los materiales, y, desde luego los intelectuales (Antonio de Orleáns, duque de Montpensier y el general Serrano), se sentían amenazados con el cambio de dinastía que había procurado Prim, la cual podía provocar la pérdida de su posición privilegiada. Últimamente una comisión de investigadores en distintas disciplinas ha retomado el estudio de las causas de la muerte del reusense llegando a conclusiones llamativas: encontró en el antiguo sumario la lista original con los doce presuntos asesinos, (presuntos por cuanto no es posible ya celebrarse el juicio), los cuales fueron contratados prácticamente todos los asesinos a sueldo disponibles en España en aquel tiempo, a los que se les ofrecía un cantidad díaria de diez pesetas, un premio de cinco mil duros (mucho dinero para la época) y la garantía de seguridad de permitirles escapar, pero la más importante de las conclusiones fue la afirmación de que según las autopsias practicadas, no murió por los disparos de los que resultó herido, sino que fue ayudado por estrangulamiento…/… Prim se había alejado de la masonería y poco antes al haberse negado a participar en reuniones con altos grados masónicos, éstos le habían amenazado. Podría ser también el resultado de la lucha entre las dos corrientes masónicas de líneas perfectamente definidas: de un lado los de ideología progresista inclinados a la República; y los del otro, los de ideología moderada, partidarios del conservadurismo y la restauración monárquica, aunque NUNCA en la persona de la derrocada Isabel II. (Orte 2015: 19-20)
El autor material del asesinato de Prim, fue el diputado jerezano Paul y Angulo, aunque el inspirador principal, y responsable histórico como inductor fue Antonio de Orleans, duque de Montpensier. El regente, general Serrano, colaboró en la preparación, ejecución y encubrimiento del asesinato con hombres de su confianza; participaron José María Pastor, el coronel Salís -ayudante de Montpensier-, y Campuzano. El matrimonio de Alfonso XII con su prima Mercedes -hija de los duques de Montpensier-, fue una de las causas por las que se sobreseyó el sumario. El general Prim, había sido amenazado públicamente por Paul y Angulo, fundador del periódico "El Combate'; calificándole de cobarde y advirtiéndole que iba a ser muerto en la calle como un perro. Otra hipótesis, apunta hacia influyentes grupos de presión, formados por plantadores españolistas de Cuba, que conociendo las gestiones de Prim para vender esta isla a los Estados Unidos, organizaron su asesinato para evitarlo. (Pérez 1990: 72)

El asesinato de Prim significó la imposibilidad de consolidación de la monarquía; el conflicto seguía creciente, lo que quedaría patente siete meses después cuando el 18 de Julio de 1872 tuvo lugar un atentado contra Amadeo de Saboya cuya autoría nunca fue aclarada.

España continuaba inmersa en una marejada política y parlamentaria que dura hasta hoy mismo.

Vióse entonces, cosa muy de lamentar, a hombres de las más opuestas doctrinas repartiéndose amistosamente los distritos de España, y trabajando por el triunfo de candidatos que aborrecían de muerte; en provincias, revueltos dinásticos y antidinásticos, radicales y moderados, federales y absolutistas; la nación toda conturbada por el rencor y el odio. (Pi 1884: 29)

Entre tanto, en Cuba y en Filipinas se sucedían altercados, y los carlistas iniciaban un levantamiento a nivel nacional, con especial incidencia en Navarra, Vascongadas y en el litoral mediterráneo

Texto completo: http://www.cesareojarabo.es/2018/02/conspiraciones-pronunciamientos-y.html

0 comentarios :

 
;