domingo, 3 de febrero de 2019

Sobre la herejía (20)

Contra ese cuento absurdo que llama avaro y tímido al Osio autor de la carta a Constancio y dos veces confesor de la fe, hemos de poner el testimonio brillante de San Atanasio, que con él lidió bizarramente contra los arrianos: «Murió Osio protestando de la violencia, condenando la herejía arriana y prohibiendo que nadie la siguiese ni amparase... ¿Para qué he de alabar a este santo viejo, confesor insigne de Jesucristo?



No hay en el mundo quien ignore que Osio fue desterrado y perseguido por la fe. ¿Qué concilio hubo donde él no presidiese? ¿Cuándo habló delante de los obispos sin que todos asintiesen a su parecer? ¿Qué iglesia no fue defendida y amparada por él? ¿Qué pecador se le acercó que no recobrase aliento o salud? ¿A qué enfermo o menesteroso no favoreció y ayudó en todo?» 147

Bajo el gobierno del emperador Valentiniano (364-375), el cristianismo ortodoxo fue restablecido en Oriente y Occidente, y la ejemplar acción de los Padres Capadocios (San Basilio y San Gregorio Nacianceno) condujo a la derrota final del arrianismo en el Concilio de Constantinopla en el año 381, que fue un concilio oriental, posteriormente reconocido como ecuménico.149 En Occidente, solo Hilario de Poitiers, buscando ese mismo frente común, en su De synodis, había defendido cierta equivalencia de la fórmula nicena150. Occidente solo conoció los pormenores del
concilio de Constantinopla cuando se leyó en el concilio de Calcedonia, después que ya Agustín había desarrollado el Filioque, que terminó imponiéndose en Occidente.151

Este concilio oriental, que terminó con la crisis arriana gracias a la nueva fórmula trinitaria de los Capadocios y al apoyo de Teodosio, confesó la divinidad del Espíritu Santo con términos equivalentes, como que procede del Padre y no por generación. Es el fin de la interpretación subordinacionista a que tendía la antigua cultura platónica o estoica. 152

El II Concilio ecuménico celebrado en Constantinopla (v.) el año 381 señala la desaparición del semiarrianismo, que sólo continúa perviviendo entre las tribus germanas que acabarían convirtiéndose en la ortodoxia después de invadir el Imperio y de asentarse en su territorio.153

S. Atanasio, en su Orat. III c. Arrianos, nos revela que un autor arriano, cuyo nombre no dice, formulaba sus objeciones contra la consustancialidad entre Padre e Hijo en base a los textos del N. T. relativos a la Pasión de Cristo154.

La Iglesia, que jamás introduce nueva doctrina, no hizo otra cosa que definir el principio de la consustancialidad tal como se lee en el primer capítulo del Evangelio de San Juan.

La palabra homoousios (consustancial), empleada la primera vez por el Niceno, no es mas que una paráfrasis del Verbum erat apud Deum et Deus erat Verbum. El cristianismo no ha variado ni variará nunca de doctrina.155

Notas:
147 Historia de los heterodoxos españoles. Marcelino Menéndez Pelayo
http://www.filosofia.org/aut/mmp/hhein1.htm
148 ARRIANISMO Y SEMIARRIANISMO http://www.corazones.org/diccionario/arrianismo.htm
149 El Concilio de Constantinopla I y el proceso previo. Algunas anotaciones- Sergio Zañartu, S.J.
http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-34492007000300009 pag 1
150 Id. Id. pag 2
151 Id. Id. pag 2
152 Id. Id.
153 Semiarrianismo. http://www.mercaba.org/Rialp/S/semiarrianismo.htm
154 Claudio Basevi. LOS TEXTOS DE LA SAGRADA ESCRITURA SOBRE LA
PASION DE CRISTO EN LA EXEGESIS ARRIANA y AGUSTINIANA. Pag. 359
155 Historia de los heterodoxos españoles. Marcelino Menéndez Pelayo
http://www.filosofia.org/aut/mmp/hhein1.htm

0 comentarios :

 
;