domingo, 7 de abril de 2019

EL TRATADO DE PARÍS: UNA RENDICIÓN HUMILLANTE (1)

EL TRATADO DE PARÍS: UNA RENDICIÓN HUMILLANTE


El 26 de julio de 1898 Estados Unidos comunicó sus condiciones para la paz. Eran las siguientes: 1.- renuncia de España a la soberanía y a todo derecho sobre Cuba; 2.- entrega a Estados Unidos de Puerto Rico y cualquier otra posesión en el Caribe como indemnización de guerra; 3.- Estados Unidos conservaría la bahía y puerto de Manila hasta la firma de un tratado de paz y la formación de un Gobierno filipino.



La capitulación de España en Cuba fue el día 12 de agosto de 1898.
El protocolo de rendición fue firmado por el secretario de Estado de los Estados Unidos, William R. Day, y el embajador plenipotenciario de la República francesa en Washington, Julio Cambon, poseedor cada uno de ellos de plenos poderes para negociar, el primero en nombre de los Estados Unidos de Norteamérica, y el segundo en nombre del gobierno de España

Art. 1.º España renunciará a toda pretensión de  su soberanía y a todos sus derechos sobre la isla de Cuba.

Art. 2.° España cederá a los Estados Unidos la isla de Puerto Rico y las demás islas que actualmente se encuentran bajo la soberanía de España en las Indias occidentales así como una isla en las de los Ladrones, que será escogida por los Estados Unidos.

Art. 3.º Los Estados Unidos ocuparán y conservarán la ciudad, la bahía, y el puerto de Manila en espera de la conclusión de un tratado de paz, que deberá determinar la intervención  (controle), la disposición y el gobierno de las Filipinas.

Ar. 4.° España evacuará inmediatamente Cuba, Puerto Rico y las demás islas que se encuentran actualmente bajo la soberanía de España en las Indias occidentales.

Art. 5.° España y los Estados Unidos nombrarán para tratar de la paz cinco comisionados a lo más por cada país; los comisionados así nombrados deberán encontrarse en París el 1.° de Octubre de 1898 lo más tarde, y proceder a la negociación y a la conclusión de un tratado de paz: este tratado quedará sujeto a ratificación con arreglo a las formas constitucionales de cada uno de ambos países.

Art. 6.º Una vez terminado y firmado este protocolo, deberán suspenderse las hostilidades de los dos países: a este efecto se deberán dar órdenes por cada uno de los gobiernos a los jefes de sus fuerzas de mar y tierra tan pronto como sea posible.

Hecho en Washington por duplicado en francés e inglés por los infrascritos que ponen al pie su firma y sello el doce de Agosto de mil ochocientas noventa y ocho.

Jules CAMBON.- William R. DAY.

La  rendición de Manila fue el 13, y la referencia a Filipinas que se hace en el artículo tercero y demás partes de la España del Pacífico dejaba a salvo la soberanía nacional.
De esta forma, la capitulación del día 13 viene a ser nula y la ciudad de Manila debe conceptuarse como tan sólo cedida temporalmente por España sin renunciar a su soberanía en vez de ser considerada conquistada manu militari por un Ejército beligerante pues ya no lo era en esa fecha.
Esta tesis resultaba ajustada a derecho según el artículo sexto del Protocolo. Pero con el transcurso de las fechas, no sería éste el punto de vista de los usenses, que victoriosos militarmente, y presionados en ese sentido por Inglaterra, no atendieron el derecho internacional y en los días sucesivos ocuparon los distintos servicios y dependencias del Gobierno de la ciudad donde establecieron un gobierno militar con el general MacArthur como preboste y gobernador civil-militar de Manila. Los derechos de España habían dejado de existir.

0 comentarios :

 
;