sábado, 6 de abril de 2019

LA ESPAÑA ULTRAMARINA DURANTE LAS GUERRAS CARLISTAS (4)

En medio de esta situación de comunicados derrotistas que sólo beneficiaban los intereses británicos y usenses, el 28 de octubre de 1864, O’Donnell felicitaba a Gándara por haber sellado la paz en Santo Domingo, cuando la verdad era que no había sido sellada. Pero la prensa, y la conocida idea de Narváez fueron sin duda lo que llevó a O’Donnell, que en esos momentos no era presidente del gobierno (el partido de O’Donnell había hecho la anexión), a dar por hecho la claudicación en Santo Domingo, de la que estaba enterada Haití y los rebeldes, hasta el extremo que el 20 de octubre, Gaspar Polanco, presidente del gobierno provisional dominicano, publicó un largo comunicado en el que acusaba de dilaciones al general Gándara.

Quedaba claro que los intereses de servidumbre política primaban sobre los intereses nacionales, llegando a conocimiento de la prensa, y de los rebeldes dominicanos, decisiones que no habían sido comunicadas a los representantes del estado en Santo Domingo. El general Gándara, a quién se le había prohibido toda acción ofensiva y en fecha 13 de octubre le fue comunicada la propuesta a Cortes relativa al abandono, se quejaba que éste, el abandono

…fuera a realizarse atropelladamente con arreglo a las conveniencias de los partidos, secundados por una parte de la prensa periódica que había logrado extraviar deplorablemente el juicio público. (Gándara 1884: 345)

Finalmente, el 10 de enero de 1865 se redactaba el proyecto de ley derogando el decreto de 19 de mayo de 1861 por el que se reincorporaba a España el territorio de la República Dominicana, y seis meses después, el 10 de Julio, se inicia la evacuación de Santo Domingo, que se constituye como república independiente el día 11.

Entre tanto, la guerra en Santo Domingo costó 10.000 bajas.

Tres años después, en 1868, se retomaría en conflicto en Cuba, que duraría diez años, y que se clausura con el Pacto de Zanjón. Es el periodo de la Guerra Grande o Guerra de los Diez Años, periodo en el que los agentes usenses tuvieron especial significación.

El 10 de octubre de 1868, los separatistas cubanos, apoyados por EE.UU., dieron el conocido como "grito de la independencia", en Yara, con el propósito de establecer una República Cubana independiente. Los jefes del movimiento eran Carlos Manuel de Céspedes, abogado, Francisco Aguilera y un tal Rubalcava condenado a presidio en rebeldía, terratenientes radicales.

Por su parte, el general Prim, desde Madrid, mantuvo una actitud flexible y negociadora para acabar con un conflicto que entorpecía el desenvolvimiento del Gobierno revolucionario, llegando a efectuar unos trapicheos propios del sistema político que representaba. Por un lado intentó traspasar la isla a los EE.UU. y por otra mantuvo una actitud abierta con los insurrectos cubanos para tratar de encontrar una solución al problema.

Y mientras tanto, contrariamente a lo que hacía con el conflicto carlista, con la guerra con Marruecos o con el asunto de Santo Domingo, Inglaterra, la metrópoli, permanecía callada…

En esta fecha, Carlos Manuel de Céspedes y otros terratenientes liberan a sus esclavos. Aunque Céspedes se manifestó por la abolición de la esclavitud, la verdad es que no la abolió, como tampoco adoptó principios republicanos. Se proclamó Capitán General del Ejército de Cuba y Encargado del Gobierno Provisional.

0 comentarios :

 
;