sábado, 11 de mayo de 2019

DESARROLLO HISTÓRICO DEL SEPARATISMO EN FILIPINAS (9)


Este testigo de excepción, si bien exageraba un tanto al cargar ese peso sobre hombre de tan poca entidad, arremetía tanto contra el general Augustín, a quién no le reconocía dotes militares ni de mando político de ninguna clase, como contra el propio gobierno, al que no se atrevía a acusar de traición sino de graves faltas de incompetencia.
Y es que Augustín, al parecer de los expertos, debió reconcentrar las tropas buscando una defensa eficaz, siendo que, contra toda estrategia militar, las dejó  diseminadas.



Informa el propio Ría que en Manila existían 10.000 hombres, de los cuales podía haberse formado una columna de 2 ó 3.000 con el objeto de que fueran al mando del mismo Capitán general ó de cualquiera de los Generales que había en Manila, á recoger los destacamentos comprometidos. (Ría 1899: 93)

Pero en vez de llevar a efecto esa medida, dejó abandonados numerosos destacamentos que si en época de paz podían tener utilidad para asegurar el mantenimiento del orden, en la situación existente en aquellos momentos, eran lesivo para la seguridad general.
Pero no fue esa la única medida llevada a cabo por el general Augustí. El general Blanco avisó al general Augustí que no repartiese armas a la milicia local, y mucho menos que nombrase jefe de las mismas a quienes poco antes eran cabecillas de la sublevación. Justo lo contrario hizo Augustí, algo que llevó a efecto como reflejo de su política de supuesta atracción. Como bien hubiese señalado el general Blanco, esas milicias tendrían gran importancia en el apoyo a Aguinaldo, quién desoyendo el pacto de Biacnabató por él firmado, se alió con quienes al poco serían sus enemigos.
En ese sentido, el 4 de mayo de 1898 (tres días después del desastre de Cavite) la prensa de Oriente se hacía eco de la siguiente noticia:

Inmediatamente antes del comienzo de las hostilidades entre España y los Estados Unidos, Singapore era la escena de un arreglo político secreto, mediante el cual el General Emilio Aguinaldo, la cabeza suprema del movimiento revolucionario en Filipinas, ha entrado en relaciones directas con el Almirante Dewey, comandante del escuadrón americano en las aguas de China..." (Soto 1922: 161)

¿Qué decía al respecto la prensa usense? "The Times'', de Nueva York, el 5 de mayo, decía que los Estados Unidos retendrían las Islas Filipinas hasta el fin de la guerra, y que entonces, si España no pagaba la indemnización que se exigiera, aquéllas serían vendidas a algún poder europeo, con preferencia a Inglaterra.
La realidad de la noticia no tardaría en tener sus primeras consecuencias, pues a los pocos días de haberse firmado ese acuerdo, el diecinueve de mayo

desembarcó en Cavite, Emilio Aguinaldo, conducido por los barcos americanos desde Hong Kong, donde vivía desde el ignominioso tratado de Biaknabató, con el objeto de que levantara el país contra España, á cambio de una porción de promesas de independencia y de protección, que entusiasmaron á Aguinaldo de tal modo, que publicó un manifiesto aconsejando á los filipinos el levantamiento general, para el día 31 de Mayo, puesto que protegidos por el bloqueo de Manila, no podrían llegar refuerzos a los españoles, y por consiguiente, el triunfo era seguro. (Ría 1899: 69)

Avisados en Madrid de esta ruptura del Pacto de Biaknabató, el ministro de Marina enviaba el 25 de mayo un telegrama al general Augustí que indicaba:

Tengo noticia de la llegada de Aguinaldo a Cavite y que se intenta un levantamiento general del país para el día 31 de Mayo. (Ría 1899: 71)

Pero ya estaba claro el papel que cada uno desarrollaría en el drama. El de Filipinas, como el del resto de España, de carnaza. Así, el 10 de junio de 1898, Emilio Aguinaldo envió al Presidente de los Estados Unidos un manifiesto, en que expresaba su gratitud al Gobierno Americano por la protección que le había dispensado éste a los filipinos… y protestaba por la noticia difundida por “The Times”.

Texto completo: http://www.cesareojarabo.es/2018/02/desarrollo-historico-del-separatismo-en.html

0 comentarios :

 
;