miércoles, 22 de mayo de 2019

España bajo el Islam (26)

En Asturias, a la muerte de Alfonso II, subió al trono el año 842 Ramiro I, hijo de Bermudo I, nieto de Fruela, que inmediatamente tuvo que hacer frente a las pretensiones de su cuñado, Nepociano, que aprovechó su ausencia para despojarlo del trono, a pesar de haber sido reconocido por el “palatium”. Se originaría una guerra civil que enfrentó a Nepociano, con el apoyo de astures, cántabros vascones, siendo que Ramiro recibió apoyo de Galicia, con el que sin librar batalla, en Corneliana se libró del usurpador, que sería cegado y confinado a un monasterio.



De inmediato debió enfrentarse a invasiones normandas, a los que desbarató en La Coruña  y posteriormente fue protagonista de la batalla de Clavijo contra los moros , que tantas veces ha sido puesta en entredicho por historiadores de primerísimo orden, como Claudio Sánchez Albornoz, que señala el hecho de que Clavijo no se encuentra en la ruta habitual de las aceifas de Córdoba contra el reino de Asturias, sino contra los Banu Qasi de Zaragoza, sentencia que resulta dudosa,… y que otras tantas ha sido afirmada por historiadores de renombre incuestionable.  Y a la par, Musa ben Musa mantuvo enfrentamientos con las tropas del emir, que le lanzó aceifas los años 842-843-844-845-847 y 850, en cuyos límites se encuentra Clavijo.

Era Musa ben Musa nieto del conde godo Fortún, que apostasió para mantener sus dominios, y posteriormente tuvo unos dominios que comprendían desde Zaragoza hasta la Rioja, con un poder que no consideraba inferior al de Córdoba ni al de Asturias. Por ese motivo se hacía llamar “el tercer rey de España”.  Sus hijos, los Beni Qasi, continuaron su rebeldía aliados con Alfonso III, y estaban emparentados con los reinos cristianos. Musa ibn Musa era hermano de madre de Íñigo Íñiguez, conocido posteriormente como Íñigo Arista, primer rey de Pamplona.

En 841 una fuerza expedicionaria de Al-Ándalus invadió el Condado de Barcelona y atravesó la Cerdaña, donde fueron detenidos por las fuerzas de Sunifredo. Este éxito debió influir para que el rey franco Carlos II el Calvo lo nombrara en 844 Conde de Barcelona, Osona, Besalú, Gerona, Narbona, Agde, Beziers, Lodève y Nimes. Alrededor de 848 perdió el poder y seguramente también la vida al enfrentarse a Guillermo de Septimania, hijo de Bernardo de Septimania, sublevado desde 844 contra Carlos II el Calvo.

Uno de sus hijos, Wifredo (o Sunifredo), sería en 878 Conde de Barcelona como Wifredo el Velloso.

Por estas fechas los normandos invadieron toda España, tanto la liberada como la sometida al poder musulmán, causando grandes estragos sin distingos entre cristianos e invasores, entrando por el Guadalquivir el 25 de septiembre de 844, llegando hasta Sevilla, que fue saqueada.  Finalmente serían derrotados por tropas de Abderraman II , que incendiaron treinta naves y pasaron a cuchillo a cuatrocientos de ellos que tomaron prisioneros.

Aprovechando esta coyuntura, Ramiro ocupó Legio VII Gemina, León y la repobló, pero en 846, el príncipe Mohamed volvió a despoblarla. No sería repoblada hasta pasada una década. Primer intento de repoblar el desierto estratégico impuesto por Alfonso I.

Por su parte, Abderraman llevaba a efecto un profundo cambio administrativo: Ponía a punto los servicios de cancillería y administración cordobeses, creaba la ceca de Córdoba y daba comienzo a las manufacturas textiles palatinas, o tiraz, reformaba  y ampliaba el ejército y daba un evidente impulso en el proceso de urbanización de AI-Andalus, marcado tanto por el crecimiento de las ciudades antiguas como por la fundación de nuevas (Madrid, Murcia, Ubeda... ); por otro lado, las fuentes hablan de una auténtica fiebre de construcciones tanto en Córdoba (ampliación de la mezquita aljama) como en otras ciudades.

0 comentarios :

 
;