lunes, 29 de julio de 2019

EL ANEXIONISMO ANGLO USENSE (y XIV)

Y a los españoles sólo les quedó la posibilidad de reconocer también otras verdades

Los E. E. U. U. de Norte América son un pueblo grande, pero no un gran pueblo, son un coloso, pero no una gran nación, y si es verdad que han demostrado tener un vigor asombroso y que han dado pruebas de virilidad sin igual, lo es también que esto lo han logrado a expensas de la moralidad. ¡Ay del que entre los anglo-americanos no adquiere el todo-poderoso oro! La posesión de este metal es entre ellos el único fin de la vida y para lograrla, todos los medios se justifican. De aquí resulta que en ninguna parte del globo florece tanto el crimen como entre los yankees. (Aragón 1898: 40)



Lo que se opone en los E. E. U. U. de N. A. a la adquisición de la riqueza se destruye; se ejecuta lo que puede darla en el acto aun cuando se destruya la del porvenir. Los naturales casi han desaparecido destruidos por el fuego y el hambre o con el fomento de sus vicios y la inoculación de enfermedades. Los mexicanos que habitaban el territorio que nos fue  arrebatado, y sus descendientes, han desaparecido también por medios semejantes. Los animales indígenas no han tenido mejor suerte, y las valiosas nutrias y el útil búfalo están exterminados; los pocos animales de una y otra especie que se conservan los ha preservado trabajosamente el interés científico contra la especulación comercial. No hay día en que no se cuelguen docenas de hombres sin formación de causa por medio del asesinato más cobarde que se conoce y que ellos llaman ley Linch, como se hizo en Nueva Orleáns con una docena de pobres italianos y se practica en todas las regiones apartadas con polacos, mexicanos, negros, italianos, etc. ¿Qué sucede con los negros a pesar de que tienen todos los derechos civiles?  (Aragón 1898: 40)

Con un marcado desprecio se han ocupado de nosotros los hispano americanos, los políticos jingoes yankees e ingleses, y poco ha faltado para que nos inviten a estudiar las primeras lecciones de lectura en sus escuelas primarias. Nos han declarado casi indignos de habitar el continente donde viven los descendientes de los colonos ingleses en América, los jingoes yankees y sus padres. Los que han favorecido la intervención yankee en Cuba han presentado como prueba de que toda civilización española es mala, el atraso de los pueblos hispanoamericanos, mientras que los partidarios de la dominación española en Cuba han encontrado en los característicos desórdenes de las naciones que rompieron el yugo español, un gran argumento contra la independencia Cubana. (Aragón 1898: 47)

Refiriéndose a los EE. UU, el teniente de navío José Müller y Teijeiro, dice:

Diciéndose amigos de España, y repitiéndolo sin cesar y a la faz del mundo, sus Gobiernos no han cesado de fomentar la animosidad y la discordia que en política existen en esta Isla, que pudiendo ser uno de los países más dichosos de la tierra sin duda alguna, es, por el contrario, uno de los más desgraciados; y desde el año 1868, cuantas guerras tenemos en ella que deplorar y cuyas consecuencias han sido la ruina del país y la destrucción de su riqueza, hánse preparado en la nación vecina, siendo los principales focos o semilleros de los insurrectos New York, Cayo Hueso y Tampa. (Müller 1898: 12)

Sí, algunos se dieron cuenta de esas verdades, pero la anulación de la Patria y del espíritu de Libertad y de Justicia ya los había arrumbado al rincón de lo exótico, siendo el hazmerreír de los esclavos que jalean, al compás del tintineo de sus cadenas las aberrantes situaciones a que todos somos sometidos a diario, y hasta usan la misma terminología de los gañanes usenses.
Tan es así que como ellos mismos, no dudan en llamar América a la traslación británica en esa bendita tierra. No dudan en llamar Estados Unidos de América sin caer en la cuenta que los anglo-usenses usan el término en contraposición a Estados Unidos de Colombia, de México, etc., abrogándose el gentilicio de americanos, como si los demás nativos del mundo de Colón no tuviesen derecho a ese nombre.

0 comentarios :

 
;