lunes, 26 de agosto de 2019

Los Campamentos del Frente de Juventudes (XXIII)

Formación Política

Existen sectores de la sociedad que tienen la convicción de que la formación política primaba en el Frente de Juventudes sobre cualquier otro aspecto; otros sectores creen que ese puesto lo ocupaba la formación premilitar; otros, la formación religiosa, el anticlericalismo o el antimilitarismo.



Como en cualquier otro aspecto de la vida cotidiana, nada es absoluto, salvo Dios, y a continuación vamos a ver unas citas que abonan este “principio de relatividad”.

Se puede afirmar que a los muchachos no se les acosaba políticamente224, sino que se ejercía una formación mediante el ejemplo. A nadie se le satanizaba con adjetivos como “fascista”, o “rojo”, por ejemplo.

Las clases de formación política en Campamentos, estaban inmersas en la cotidianeidad de los mismos, poniendo en último extremo como ejemplo de entrega, a José Antonio Primo de Rivera, y ello, siempre supeditándolo a la inmensa generosidad de Dios.

Si observamos el horario de actividades, nos daremos cuenta que no se le dedicaba mucho tiempo a la estricta formación política, atendiendo más a la educación informal, por el ambiente.

Este hecho, el de la falta de programas tangibles de formación política , se unió a los motivos de desconfianza en la institución por parte de antiguos seuístas225, que ya no veían bien la institución por entender que respondería más a las consignas franquistas que a las falangistas.

Las fricciones que existían en los primeros tiempos se eliminarían al entender los militantes juveniles que, desde una óptica falangista, se les había engañado y por otra parte, decaer la importancia política del SEU.

El Frente de Juventudes, al estar dirigido por cuadros falangistas, era una institución educativa falangista crítica que dejaba sentir sus sentimientos en cada momento. Del ¿Monarquía?, ¿República?…¡Caudillaje!, al “¡Franco, eres un traidor!” de 1960226
Habían transcurrido dos décadas de esperanzas y muchas frustraciones.

La formación política de los muchachos del Frente de Juventudes, adquirida a base de camaradería y trato directo con las realidades del pueblo español, parece que no se correspondía, en absoluto, con la realidad del sistema establecido. En el Frente de Juventudes se atendían todos los aspectos; se hablaba de todas las cosas que eran tabú en la sociedad227; el objetivo para el que, vista la evolución legislativa fue creado, no parece coincidir con la realidad.

Según Antonio Gibello227, existía entre el Frente de Juventudes y la realidad socio-política un rosario de disconformidades que culminó con la Ley de Sucesión y los acontecimientos que la siguieron.

Los jóvenes de las Falanges Juveniles no se sentían en absoluto monárquicos. Antes al contrario, sentían hacia la monarquía una animadversión evidente y jamás ocultada228. Creían que como institución se había quedado vacía y se había desprendido como cáscara muerta el 14 de Abril de 1931.

Por otra parte, la dinastía borbónica, especialmente a partir de Carlos IV, estaba asociada a los peores momentos de decadencia y peligro de disolución nacional, y por ello consideraban que una vuelta a la monarquía iba a representar, otra vez, la vuelta del liberalismo político y económico, y el resurgimiento de los separatismos regionales y la lucha de clases. Esta creencia, por otra parte, y a la luz de la realidad actual, no parece demasiado errónea.229

Pero el anti, del que tanto renegaba José Antonio, tampoco era el espíritu del Frente de Juventudes.

El conocimiento de la Historia de España, expresado a lo largo de las charlas de Formación Política; el trato directo con las gentes, y un comentario a tiempo sobre las vivencias del momento representaban el principal bagaje de Formación Política.

Texto completo: http://www.cesareojarabo.es/2018/04/los-campamentos-del-frente-de_15.html

0 comentarios :

 
;