viernes, 27 de septiembre de 2019

El tráfico de esclavos en la edad moderna (1)

El tráfico de esclavos en la Edad Moderna

A lo largo de los siglos, el tráfico de esclavos como fuente de mano de obra fue la realidad cotidiana de todos los pueblos, y en cualquier caso debe gozar de un trato diferenciado con relación a la esclavitud, dado que, a pesar de la evidente relación entre ellas, representan filosofías distintas, como también la concepción de la esclavitud tiene notables diferencias entre unos lugares y otros, entre unas culturas y otras culturas.

Una actividad económica que, centrándonos en la edad moderna representó la principal motivación de los piratas del Mediterráneo, que acabaron generando un  negocio que dio lugar a importantes sociedades que se dedicaban al suministro de mano de obra esclava a lo largo de toda la cuenca, destacando con luz propia las que tenían base en Argel, en Túnez o en Trípoli, donde hay datos que señalan que, en cada una de ellas y a mediados del siglo XVII existían poblaciones esclavas que alcanzaban decenas de miles de personas.
Esa actividad no tardaría en trasladarse a las recientes tierras descubiertas al otro lado del Atlántico como consecuencia de dos circunstancias concurrentes: la prohibición de esclavizar a los indios y la debacle poblacional acaecida en el Caribe, lo que conllevó falta de mano de obra necesaria tanto para los trabajos de minería como para los trabajos agrícolas, que fue suplida con el aporte de mano de obra esclava africana, cuya importancia, en principio, no dejaba de ser relativa en lo económico, y normal en cuanto a los usos universalmente aceptados.
Es así como se dio inicio a una actividad que si en principio fue moderada en la España americana, acabaría conociendo crecimientos significativos a lo largo del siglo XVIII y muy especialmente en la Cuba del siglo XIX, justo en los momentos en que, estrictamente por intereses económicos de las potencias desarrolladoras de los nuevos métodos de explotación, se barajaba de forma decidida la abolición universal de las formas de esclavitud no remunerada conforme era conocida hasta el momento.
Es el caso que el aporte de población esclava africana a la España americana, en los primeros tiempos se limitaba a los siervos que acompañaban a los conquistadores, que en ocasiones también tuvieron esa misma consideración.
Posteriormente se incrementó el aporte con sucesivas expediciones de esclavos que llegaron a alcanzar una cifra que oscila entre los 200.000 y los 250.000, que arribaron a lo largo de un siglo, entre mediados del siglo XVI hasta mediados del siglo XVII para cubrir puestos de trabajo especialmente en México y Perú. Es de destacar que el incremento del tráfico tuvo especial significación entre 1580 y 1640, periodo en el que se perfeccionó la unidad nacional con la incorporación de Portugal, asunto que no es de menor importancia dado que justamente Portugal era la corona que más actividad de tráfico de esclavos estaba llevando a cabo.
No obstante, en ese mismo periodo se calcula que fueron comercializados con destino a América un total de esclavos africanos cuyo número no baja de los 800.000. La diferencia, esos 600.000, necesariamente fueron objeto del tráfico llevado a cabo por las potencias europeas. Además habría que sumar la cuota de esclavos que abastecía los mercados de África, tanto de la propia África negra como de la África musulmana, cuyas cifras parecen ser de gran importancia.
Pero las cifras totales del tráfico a América llevado a cabo hasta el siglo XIX, donde Cuba acabó absorbiendo cerca de 900.000 esclavos, son muy superiores. Se habla de un total que ronda los trece millones de personas; mujeres, niños… y decididamente de forma más que significativa, hombres, ya que los dos primeros grupos eran especialmente codiciados por los esclavistas africanos, únicos proveedores de los traficantes, y cuyo precio los hacía prohibitivos. Lógicamente, el destino final de los mismos fue mayoritariamente a las colonias europeas y a Brasil.

Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/el-trafico-de-esclavos-en-la-edad.html

0 comentarios :

 
;