sábado, 14 de diciembre de 2019

La esclavitud en las colonias europeas (2)

En 1625 los franceses se apoderaron de Haití, donde recalarían esclavos procedentes de Dahomey. Luego, Holanda trasladaría bantúes de Suráfrica a La Guayana, y los ingleses tendrían sus caladeros principales en la Costa del Oro (Ghana) y en  Nigeria.

En 1630 Inglaterra inicia la industria azucarera en Barbados, y siete años después, en 1637, Francia construye el fuerte de San Luis del Senegal, al tiempo que Holanda toma las posiciones africanas de Arguin, Gorea y Elmina, hasta la fecha en poder de Portugal, convirtiéndose en estos momentos en los puertos de mayor tráfico, controlados por la Real Compañía de África. El objeto de esta compañía era suministrar anualmente  3.000 esclavos a las colonias azucareras.

Entre 1636 y 1640 la media de esclavos vendidos en Pernambuco fue de entre mil y mil ochocientos, mientras que en los seis años siguientes, de 1641 a 1646, la cifra se fue incrementando de 1188, a 1337, a 2312, a 3948, a 5565 Y volvió a bajar a 2589. "Sin los negros y los bueyes, nada podría esperarse de Pernambuco», le dijeron en 1640 al Heeren XIX, la suprema autoridad de la Compaüía de las Indias Occidentales. (Thomas 1997: 181)

Pero la carrera no hacía sino comenzar. Así, en 1641 es ocupado el territorio de Angola y Benguela por los holandeses, y Suecia no se quedaba a la zaga y en 1645 protegía su particular mercado construyendo el fuerte de Christianborg en Accra, Costa de Oro, siendo que en 1657 lo perdería en favor de Dinamarca, y en 1662 Holanda adquirió el control exclusivo de la trata en el Golfo de Guinea
Este frenesí esclavista se movía en torno al azúcar. Los esclavistas no dudaban en ejercer todo tipo de acciones, sin dejar aparte la piratería. En ese sentido y en este tiempo, Holanda ocupó el noroeste de Brasil, especialmente dotado para el cultivo de la caña, y ese fue el inicio de un incremento sin precedentes de la mano de obra esclava africana en la zona.
La toma de Curaçao por parte de Holanda, acaecida en julio de 1634, significó un fuerte espaldarazo a la evolución del esclavismo, siendo que en ella tuvieron un importante trampolín para acceder a la España americana, donde tuvieron gran influjo comercial apoyado con el aporte de la comunidad sefardí.

A partir de este momento, para España el comercio de esclavos se transformó en el poco envidiable asunto que tenía que tratar con sus pasados y potenciales enemigos. La reacción española fue predeciblemente orgullosa y poco realista: casi un cuarto de siglo después de 1640 la importación de africanos a Hispanoamérica, donde la demanda era en ese momento baja, estuvo terminantemente prohibida. Sin embargo, los esclavos se importaban de modo ilegal a través de las recién establecidas colonias holandesas, inglesas y francesas del Caribe. En 1662, España cedió con reticencia a la realidad y resucitó el sistema del asiento. (Browser: 142)

Para hacerse una idea de la carrera esclavista llevada por Europa, es necesario señalar las superficies de las islas ocupadas en el Caribe por las potencias europeas. Dejando Jamaica aparte, baste señalar que el año 1625, franceses e ingleses tomaron San Cristóbal; en 1628, Inglaterra ocupaba Barbados (431 km2) y Nevis (que junto a San Cristóbal suma una extensión de  269 km2; en 1632 tomaba Montserrat (102 km2) y Tobago (300 km2); en 1634 Francia ocupaba San Bartolomé (22,1 km2) y Santa Lucía (617 km2); en 1635 Guadalupe (253,8 km2) y Martinica (1128 km2), mientras Holanda, en 1634 ocupaba Curaçao (444 km2) y tomaba asiento en Guayana , y  Francia, en 1604 se instalaba en Guayana y el gobernador francés de San Cristóbal, Le Vasseur, tomaba la isla de Tortuga (180 km2). Y esas extensiones de terreno eran superpobladas de esclavos.
Ese frenesí esclavista comportaba no pocos conflictos entre las naciones implicadas en la trata; así, en 1651, la Compañía Británica de las Indias Orientales arrebataba Santa Elena a los holandeses, y un año después es Holanda quién toma el cabo de Buena Esperanza.
Estaban tomando posiciones para el control del tráfico esclavista y del comercio en general, siendo  prioritario dominar las rutas comerciales de España, cuestión que queda  manifiesta en la trayectoria y en las instrucciones de Cromwell para la toma de Jamaica objeto que se revela en todas las instrucciones  de 10 de octubre de 1665 para el Mayor General Richard Fortescue, primer gobernador inglés de Jamaica.
En esos dos sentidos, por circunstancias diversas, España estaba desaparecida, pero también estaba desaparecida en la misión llevada a cabo anteriormente. Por eso, traiciones de por medio, en 1655 perdía Jamaica, isla que acabaría siendo centro del tráfico negrero, a favor de Inglaterra.
Fue en estos momentos cuando Inglaterra, Francia y Holanda lograron arrebatar a España multitud de enclaves en el Caribe que dedicaron muy especialmente a  la producción azucarera, y fue en estos momentos cuando se disparó la población esclava en la región. En apenas un siglo, las colonias inglesas importaron más de 2.000.000 de esclavos, y a finales del siglo XVIII, las colonias francesas concentraban cerca de un millón, cifras que, en comparación con los esclavos existentes en las Antillas españolas representaban más del 2000% de éstas, en las que no había más de 100.000, y en cuanto al régimen de esclavitud, es tema para tratar aparte.

Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/la-esclavitud-en-las-colonias-europeas.html

0 comentarios :

 
;