domingo, 8 de diciembre de 2019

Las "formas" del comunismo (22)

Juicios y ejecuciones (9)

En 1921 la guerra civil estaba prácticamente terminada; el ejército blanco había sido derrotado, el gobierno menchevique de Georgia estaba sometido y los anarquistas ucranianos estaban en retirada.



“Algunos destacamentos rojos desacreditaban la autoridad de los Soviets entre las poblaciones; indisciplinados, con frecuencia borrachos, eran mandados por aventureros que hubo necesidad de fusilar, andando el tiempo. Se fusilaba, se desvalijaba, se asesinaba casi en todas partes.”

“Según los informes soviéticos oficiales de mayo de 1922, 1.695.904 personas fueron ejecutadas entre enero de 1921 hasta abril de 1922. Entre estas víctimas hubo obispos, profesores, doctores, oficiales, policías, gendarmes, abogados, funcionarios civiles, periodistas, escritores, artistas, enfermeras, obreros y granjeros... Su crimen era: "...pensamiento anti-social..."

Es curioso cómo historiadores soviéticos, como Victor Serge, acusan a otros de las atrocidades cometidas por los rojos, en este caso en Ucrania, donde, relata, “corrió la sangre hasta en los caseríos más pequeños.”

“Las persecuciones sufridas por los ferroviarios tenían su justificación: “Los elementos dirigentes de los sindicatos de ferroviarios y de correos y telégrafos son
antibolcheviques.”

“En los primeros tres meses de 1919, 138.000 obreros fueron fusilados. Los Bolcheviques finalmente, lograron aniquilar a casi todos los mejores trabajadores.”

Lenin “Clasificó a los hombres de negocios rusos como enemigos del pueblo y entonces dio las órdenes para que ellos fueran muertos a tiros por especuladores. Los Chekistas usaron ciertos trucos para atraer a sus víctimas a su lugar de ejecución. 2.000 oficiales zaristas fueron llamados a un teatro en Kiev para un control de papeles de identidad. Todos fueron ejecutados sin misericordia. Otros 2.000 fueron ejecutados en el acto en Stavropol. Lenín animaba que los soldados mataran a sus oficiales, que los obreros mataran a sus ingenieros y directores, que los campesinos mataran a sus hacendados.”

En 1929, Stalin arrestó a miles de intelectuales ucranianos bajo falsos cargos y o bien los fusiló o bien los envió a campos de trabajo en Siberia. Se han estimado en diez millones de personas las que fueron desposeídas de sus hogares y pertenencias y enviadas a Siberia en trenes de mercancías.

“El gran terror de Stalin fue impartido centralmente en una situación de dominio monolítico,”  y “cualquier persona ‘socialmente peligrosa’ fue perseguida de forma sistemática” ; y se sucedieron “las persecuciones en masa, los métodos crueles utilizados contra los llamados ‘enemigos del pueblo’, cuya única prueba de culpabilidad era la confesión, obtenida por medio de torturas físicas y psicológicas.”

“Millones de funcionarios, miembros del partido y personas comunes fueron arrestados, torturados y obligados a confesar toda clase de crímenes de los que en su mayoría eran inocentes. Se organizaban juicios simulados en los que invariablemente eran encontrados culpables y sentenciados a muerte o recluidos en campos de trabajo. Algunos historiadores calculan que hasta 1938 el número de víctimas del stalinismo ascendía a ocho millones. Entre ellas se encontraban los “viejos bolcheviques”, dirigentes de la revolución de octubre de 1917, y muchos de los mejores intelectuales y hombres de la cultura. Se trataba de pérdidas muy graves para un país en el que la clase educada era aún reducida.”

En 1940 Estonia, Letonia y Lituania fueron ocupadas por la URSS tras el pacto Molotov Ribbentrop de 1939. A partir de ese momento, “los campesinos eran forzados a abandonar su tierra y medios de producción para unirse a esas granjas colectivas. No había alternativas y la resistencia era castigada… Los granjeros colectivizados trabajaban casi sin compensación, llegando al ridículo estado de sufrir hambre en medio de su producción.”

“Para lograr que se produjera el resultado comunista buscado, entonces, se iniciaron las deportaciones de marzo de 1949. Forzar a los agricultores a plegarse a las granjas colectivas era la meta principal de esas deportaciones, y se consiguió exitosamente. Tales deportaciones producirían una atmósfera total de terror, muy útil para los designios de las autoridades…La elección era simple y clara: “a una granja colectiva aquí o a Siberia”.

http://www.cesareojarabo.es/2018/06/las-formas-del-comunismo-texto-completo.html

0 comentarios :

 
;