lunes, 27 de enero de 2020

El tráfico de esclavos en la edad moderna (3)

En efecto, en ese periodo todas las potencias europeas, como en otros ámbitos de influencia otras potencias, estaban involucradas en mayor o menor medida en el tráfico. Desde el principio y hasta al final de la trata negrera con destino primero a Europa y luego a América hubo portugueses, pero serían los ingleses quienes convertirían la trata en escandalosa, siendo que desde mediado el siglo XVII y todo el siglo XVIII el tráfico por ellos realizado puede calificarse casi de hegemónico, seguidos en la labor por holandeses y por franceses, tras los cuales y en periodos concretos, encontramos suecos, daneses, alemanes, usenses... y encriptados en ocasiones de forma oculta y en otras de forma manifiesta, judíos, con intereses de primerísimo orden en las compañías las Indias Occidentales y Orientales.

Esas cotas de escándalo tenían su justificación en la mentalidad de la cultura protestante, que suponía descendientes de Cam, de quién habrían heredado los vicios que al fin señalarían como justa su esclavización.
Pero la esclavitud, era una práctica universalmente admitida. Estamos hablando de la iniciada por Portugal en el siglo XV con esclavos procedentes del África negra. En ese periodo, y durante el periodo de tráfico que permanecería vigente hasta mediado el siglo XIX, el aporte de esclavos recibido por la España americana estuvo en porcentajes cercanos al 100% en manos de traficantes europeos, siendo que hubo traficantes españoles en los primeros años del siglo XV y a partir de mediado el siglo XVIII.
Es el caso que esa práctica universal tiene una clara señal que si en España, en los primeros años del siglo XV se centraba más en esclavos árabes, en el resto de la cuenca mediterránea estaba más que presente con otras características.
Así, girando la vista hacia el mundo árabe hay que señalar que el componente de esclavos negros era creciente conforme avanzamos norte sur del continente africano, existiendo un comercio de esclavos muy activo con destino al Golfo Pérsico.
Pero al norte del continente africano, la raza de los esclavos era predominantemente europea, siendo que durante los siglos XVI y XVII la afluencia de esclavos procedentes de Europa con destino a los mercados de esclavos del norte de África fue muy superior a la que se produjo desde África a América y a Europa.
Algunos de estos esclavos fueron rescatados por las órdenes religiosas dedicadas a este fin, mediante el pago de rescate, pero la mayoría fue destinada a trabajos forzados en África del Norte o como esclavos en las galeras.
Las expediciones llevadas a cabo por las potencias musulmanas centraban su actuación en España, pero no limitaban su actuación a este ámbito territorial, habiendo llegado incluso hasta las costas de Inglaterra.
El negocio era sin lugar a dudas rentable, produciéndose actuaciones de una gran envergadura, entre las que destaca el asalto llevado a cabo el año 1554 en Vieste, en la costa del Adriático, donde llegaron a secuestrar a cerca de seis mil personas que fueron irremisiblemente reducidas a esclavitud.
Dos años más tarde, en 1556, sería la costa granadina la que conociese la réplica de Vieste. En esta ocasión la cifra superó los tres mil secuestrados.
Ciertamente la de Vieste y la de Granada fueron operaciones singulares, pero la escalofriante cifra de capturas no es única si sumamos las capturas llevadas a cabo en cortos periodos; con una circunstancia a tener en cuenta: la singularidad de estas acciones nos señala que por cada una de ellas había multitud de incursiones con un resultado menos exitoso pero que en conjunto tenía una gran importancia. Así, diez años antes del asalto a Vieste, fue Nápoles quién sufrió no una sino varias incursiones exitosas. En el curso del año 1544, esclavistas argelinos llegaron a acumular un total de unas 7.000 capturas, siendo que lo éxito del negocio propició que en los mercados de esclavos de Argel el precio de un  esclavo cristiano equivaliese al precio de una cebolla.
Pero al fin el tráfico, en comparación con lo que vendría después no pasaba de ser algo testimonial. Serían los traficantes ingleses, quienes con la figura del pirata John Hawkins, entre 1562 y 1569 inaugurarían la etapa del tráfico ilegal con destino a las Antillas.

Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/el-trafico-de-esclavos-en-la-edad.html

0 comentarios :

 
;