jueves, 27 de febrero de 2020

El color del esclavo (1)

El color del esclavo


En este capítulo, y como procede al periodo que tratamos, no nos vamos a referir, sino a modo de eventual referencia, a las circunstancias que envuelven el mismo en la Historia antigua o en otros ámbitos distintos del tráfico atlántico.
En ese sentido, y como resulta evidente, la esclavitud de los negros existió en África mucho antes que en América, siendo que Egipto, en el curso de la historia mantuvo lazos con  Sudán y Abisinia, de donde se nutrió gran parte de su mano de obra esclava negra.

Por su parte, en la Grecia clásica, en Roma, y en el extremo oriente mediterráneo, los eslavos fueron durante largo tiempo la base de la población esclava, y el término “esclavo” parece provenir justamente del patronímico de estos pueblos.
Atenas fue tomada por los turcos en 1456; la península de Morea en 1460; Bosnia en 1462... Herzegovina en 1481...
Este avance de los turcos se nutre de la mano de obra proveniente de los pueblos sometidos, cuyos miembros son vendidos en los distintos mercados de esclavos.

Cantidades enormes de esclavos rusos y a veces de polacos llegaban por su mediación hasta Constantinopla, donde eran muy apreciados y se les pagaba a muy buen precio. Estas batidas para aportar mercancía humana eran tan importantes que, en 1591, Giovanni Botero las señala como una de las causas de la escasa población de Rusia. (Braudel 1:252-253)

Por lo que respecta al centro neurálgico del avituallamiento de América y Europa durante la Edad Moderna, África, hay que tener en cuenta que estaba perfectamente acostumbrado a la trata, siendo que existen datos que confirman la existencia de un puerto esclavista en Kilwa, en la costa de Tanzania, en un periodo tan alejado en el tiempo como el siglo XIII... o en el Mali del siglo XIV, donde existía un  amplio movimiento comercial alrededor del esclavo y de productos como perlas, porcelana, perfumes y otros bienes de consumo, en el que tenía una importancia primordial la presencia de comerciantes persas y árabes.

Se importaban tanto esclavos negros como esclavas blancas del Mediterráneo oriental. Los hombres tenían muchas funciones como sirvientes, mineros, artesanos e incluso soldados. (Arce 2013: 26)

Ya en el siglo XVI, con la expansión portuguesa, se crearon áreas de influencia donde se establecieron colonias comerciales desde la que se enviaba especialmente oro, y también esclavos.
En ese sentido, aunque el aspecto cuantitativo empieza a ser significativo en el siglo XVI y sobre todo el XVII y XVIII, con la participación en la trata de los países norte  europeos, se puede señalar como el origen europeo del comercio organizado e institucionalizado de esclavos negros el año 1441, cuando Antam Gonçalvez capturó 12 esclavos los llevó a Lisboa como regalo para el príncipe Enrique el Navegante.
Ese mismo año se fundó la Compañía de Lagos y luego la Compañía de Arguin,que en 1450 llevó 200 negros de Arguin a Portugal. Desde ese momento la compañía  controló el comercio de esclavos, con un tráfico que en el mismo siglo XV llegó a alcanzar un volumen de hasta 3000 esclavos, cuyo destino era variado, siendo que muchos de ellos eran vendidos en el mismo continente africano a compradores africanos.
Si bien algunos esclavos, y sobre todo en un primer momento, eran tomados en “cabalgadas”, quienes fueron inequívocamente los abastecedores de esclavos eran los propios reyezuelos, caciques o autoridades locales que si atendían la demanda en cuanto al número de esclavos, no lo hacían en cuanto al sexo de los mismos, siendo que el número de hombres excedía largamente al de mujeres, a cuya venta eran normalmente reticentes.
También en el siglo XVI, en plena guerra contra el Islam, corsarios españoles con asiento en las Canarias hacían incursiones en África a la caza de bereberes cuyo destino sería los ingenios de azúcar de las islas.
Por una serie de circunstancias, como el Tratado de Tordesillas de 1494, que trazaba la línea divisoria entre España y Portugal para las exploraciones de nuevas tierras, la Corona de Castilla y de Aragón no tomó parte en el tráfico, pero en 1502 Nicolás de Ovando obtuvo un permiso para trasladar negros del sur de España a La Española.
La procedencia de esos negros puede ser variada, pero necesariamente tiene que estar presente la circunstancia del tráfico hasta Portugal, desde donde pasarían a la Corona de Castilla.

Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/el-color-del-esclavo-en-este-capitulo-y.html

0 comentarios :

 
;