viernes, 14 de febrero de 2020

La esclavitud en las colonias europeas (4)

Evidentemente, el Código Negro ratificaba lo ya actuado, con pequeños matices. Cualquier falta cometida por un esclavo sería juzgada por un Consejo de Guerra que al fin tenía la posibilidad de ordenar el fusilamiento.

Estos códigos, si sirvieron de algo, fue para el crecimiento de las colonias, que lo conocieron de forma espectacular a lo largo del siglo XVIII, y lógicamente, el mayor crecimiento humano estuvo representado por la esclavitud negra, que si en 1690 representaba el ocho por ciento de la población, en 1770, alcanzaba ya el veintiuno por ciento. En ochenta años, poblaciones como Boston, Nueva York, Filadelfia o Charleston habían duplicado o triplicado su población, siendo que, en números absolutos, las colonias británicas pasaron de contar con un total de 250.000 personas en 1700 a 1.600.000 a mediados de siglo, siendo variada la distribución racial. Jamaica acabaría convirtiéndose en una isla cuyos habitantes negros rondaban el 100% de la población, y en otras zonas, como Virginia, el porcentaje se quedaba en el cincuenta por  ciento.
Y en esa crecimiento estaban implicados directamente los esclavistas, que pasaron a crear granjas de crianza.
El precio de las mujeres esclavas en edad de tener hijos se elevó espectacularmente, existiendo planes de reproducción que tenían previsto que cada esclava diese a luz un hijo por año. En ese propósito destacaron colonias como Virginia, Carolina del Norte, Maryland, Kentucky, Tenesse y Missouri.
Y el trato legal, acorde con el Código, estricto.

Durante todo el siglo XVIII, el código virginiano de la esclavitud incluía lo siguiente: Si se atrapa al esclavo, el juzgado del condado tendrá competencias para imponer castigos al esclavo en cuestión, bien sea por desmembramiento o cualquier otra forma de castigo, que a su discreción considerase adecuado, para la reforma de tal incorregible esclavo, y para aterrorizar a los demás de tales prácticas.(Zinn 2005)

Al amparo de las prácticas  esclavistas  llevadas a cabo por los europeos, Portugal, que sí, desde el descubrimiento llevó a cabo transporte de esclavos y sí, cuenta como  país implicado en la trata, entre 1720 y 1730 transportó ingentes cantidades de esclavos   negros a Minas Gerais, en Brasil, que hasta 1810 recibiría cerca de dos millones de esclavos africanos, siendo que , contrariamente a lo acaecido en las colonias europeas, gran parte de ellos fueron manumitidos y se mezclaron con la población no negra.
El desarrollo de la minería de oro en Brasil estaba intervenido directamente por Inglaterra, que desde su separación de España en 1640, y como sucedería con el resto de España en 1808, ya era, en rigor, colonia inglesa.
Pero, en rigor, las Antillas Menores (Barbados, S. Kitts, Antigua, Santa Lucía, Martinica y Guadalupe) eran las principales sociedades esclavistas del Caribe. Mediado el siglo XVIII, la Jamaica británica y el Santo-Domingo francés se habían convertido en los mayores y más brutales centros de explotación, acumulando un volumen de esclavos que rivalizaba con el de Brasil, siendo que geográficamente se trata de dos regiones incomparables, y acumulando unos índices de mortandad  y de baja natalidad sin parangón, consecuencia de los abusivos sistemas de trabajo, que llevaban a los esclavos a la extenuación.
El alto índice de  defunciones y la baja natalidad posibilitó que, en 1750, el Parlamento británico diese libertad al comercio de negros, como esclavos, desde y hacia cualquier parte de África entre Sallee, en el sur de Berbería, y el Cabo de Buena Esperanza, a todos los súbditos del rey de Inglaterra, y como consecuencia, en 1754 las colonias británicas tenían una mayoría absoluta de población esclava y los puertos de Londres y de Bristol eran los más importantes del mundo en este comercio.
Entre 1756 y 1763 tiene lugar la guerra de los siete años.  En el curso de la misma, en 1758, el comodoro Augustus Keppel tomó para Inglaterra Gorée, en el África Occidental, a los franceses. Otro puerto de embarque esclavista de primer orden quedaba así al servicio de Inglaterra.
Pero el cambio estaba cercano; Inglaterra estaba tramando el cambio en el concepto de esclavitud, más acorde a los métodos que anunciaban los teóricos del liberalismo, y en 1787 Thomas Clarkson funda en Londres la British Antislavery Society, que luego es la base de asociaciones similares en los demás países europeos y americanos.
Mientras tanto, los métodos permanecían incólumes; así, a finales del siglo XVIII  la producción de barcos negreros en Inglaterra conoció un especial auge, en parte merced al establecimiento en Cuba de toda una estructura esclavista bajo control británico. Desarrollaron la actividad de tal forma que, en 1806, de los 62 barcos entrados en el puerto de La Habana que se dedican al negocio de la trata, todos consignados por casas locales, 58 eran de bandera y tripulación norteamericana.
Es el caso que en la octava década del siglo XVIII, más de medio millón de esclavos trabajaban en las condiciones señaladas en el Caribe británico, y de hecho, la idea de que la esclavitud era legítima era común, entendiéndose que sin ella no sería posible la supervivencia del sistema económico británico... y sin embargo, en 1807 Inglaterra prohibió el comercio de esclavos y el 1 de agosto de 1838, los esclavos de las colonias inglesas se vieron libres al haberse decretado la abolición de la esclavitud.... Pero en el interín,  el número de esclavos  residentes se había duplicado con relación a los existentes sesenta años antes.

Texto completo: https://www.cesareojarabo.es/2019/09/la-esclavitud-en-las-colonias-europeas.html

0 comentarios :

 
;