domingo, 22 de marzo de 2020

España bajo el Islam (31)

Mohamed reconoció su impotencia ante Toledo cuando en 859 le concedió la amnistía, no sin reforzar contra la ciudad las fortalezas de Calatrava y de Talavera.



Por su parte, los Banu Qasi se habían levantado nuevamente contra Córdoba, lo que, si bien beneficiaba a la Reconquista, no dejaba del todo tranquilo a Ordoño, dada la voluptuosidad y fortaleza de la familia Qasi, que se hacían llamar “Terceros Reyes de España”. Atacó Ordoño la fortaleza de Albela, mandada construir por aquel, y la tomó. Ésta es la que Claudio Sanchez Albornoz identifica como la auténtica batalla de Clavijo, ocurrida en 860. Muza moriría dos años más tarde como consecuencia de las heridas recibidas en la batalla contra su yerno, gobernador de Toledo.
En esta época Ordoño repobló León. Asturias empezaba a estar superpoblada y los recién llegados debían ocupar su propio espacio, y nada mejor que una ciudad que sería una punta de lanza sobre el territorio ocupado por el invasor. También, con la ayuda de la nueva inmigración recibida del sur repobló Astorga, Tuy y Amaya, donde en 860 se pondría al frente de la fortaleza el conde Rodrigo de Castilla, cuyo hijo, Diego Rodríguez, fundaría la ciudad de Burgos el año 884.  Pero ésta no sería sino la culminación de un  proceso poblacional que había empezado el año 824 con la concesión del fuero de Brasoñera y que asentaba las bases para la reconquista, que alcanzaría un objetivo medio el año 912 con el establecimiento de la frontera del Duero.

Al cabo, el condado de Castilla representaría el espíritu levantisco de los vascones, y lo demuestra el hecho de que, hasta Fernán González, fue rechazado el Fuero Juzgo y se mantuvieron independientes de Asturias y de León. Y servían de refugio a las disidencias de aquellos. Así, el organizador del complot contra Alfonso III, su hermano Froilán o Fruela, se refugiará en Castilla en 890.

En 865, el condado de Barcelona estaba vacante por la huída de Hunifredo. Ocupó su puesto Bernardo de Gothia, que acabó enfrentándose a su mentor, Carlos el calvo, y a su hijo Luis el tartamudo, quién acabó desposeyendo a Bernardo en 878.

Por otra parte, los Banu Qasi de Zaragoza tenían gran preponderancia en toda la zona norte de España, y ello ocasionó enfrentamientos con Ordoño I, que venció en combate a Muza y mató a su aliado García de Navarra. Muza moriría el año 870, en Zaragoza, mientras era asediado por Almondir.

El saqueo y la persecución era el instrumento usado por el invasor contra el pueblo español, que sólo tenía dos salidas si quería sobrevivir: huir al norte o aguantar estoicamente la tiranía. Otras salidas, como el martirio y la rebelión, también fueron usadas, si bien no debidamente utilizadas por los reinos hispánicos.

Muchos muladíes, junto a sus hermanos cristianos, se rebelaron violentamente, y ello dio ocasión a que volviesen a la fe cristiana y española. Aspectos que hicieron temer muy seriamente a los invasores su permanencia en la España sometida. Sólo la falta de visión por parte de los reinos españoles impidió que se llevase a término en estos tiempos la expulsión de los invasores. Los españoles sometidos sí supieron cumplir con su parcela de responsabilidad. Los reinos cristianos tristemente se limitaron a avanzar unos kilómetros sus fronteras.

Lupo, el hijo de Muza que gobernaba Toledo, huyó a Asturias, acogiéndose al amparo de Ordoño, que obtuvo grandes éxitos militares llegando a Lisboa, donde causó daños a los invasores.

Consecuencia de estos actos bélicos, fue la aceifa que ese mismo año partió al mando del príncipe Almondir, que llegó a Pamplona, apresando a Fortún Garcés.

0 comentarios :

 
;