domingo, 5 de abril de 2020

EL TRÁFICO NEGRERO EN ESPAÑA HASTA EL SIGLO XVIII (7)

¿Cuántos esclavos trasladaron, no sólo a la España americana, sino sobre todo a las colonias inglesas?... Nunca lo sabremos, pues Inglaterra usaba el tráfico legal y el ilegal de personas en su propio beneficio, y en su propio beneficio ha hecho imposible que podamos cuantificarlo.



P. Curtin calculó unos 170.065 los introducidos durante el asiento. Sabemos que por Cartagena de Indias se introdujeron en los años 1714-1718 no menos de 1.254; en los años de 1722 a 1727, algo más de 4.000, quizá por la mayor demanda en las explotaciones mineras; y entre 1730 y 1736 algo más de cinco mil. Por otro lado, según estimaciones de algunos especialistas en el tema, se calcula que aproximadamente se introdujeron durante el asiento inglés más de 18.000 negros. Para España todo había sido inútil, los ingleses siguieron introduciendo negros en los reinos indianos mediante contrabando o subcontratos con hombres de paja y procedimientos parecidos. (García Fuentes 1976: 45)

¿Y todo eso hasta 1750? Recordemos que Inglaterra mantuvo el monopolio hasta esa fecha. A partir de esa fecha, el desarrollo del capitalismo inglés determinó que el uso de esclavos era una medida antieconómica; que para el nuevo concepto de producción industrial, el esclavo era un lastre contrario a la proyección al éxito; se hacía necesario que el productor, lejos de ser una carga que implicase el sobre costo de la manutención, de la atención médica y del sostenimiento durante la vejez, se convirtiese en un elemento desechable ante la menor necesidad, extremo que no podía cumplirse si el trabajador lo era en régimen de esclavitud, ya que en ese caso significaba una importante inversión inicial. Por todo eso se hacía necesario poner en funcionamiento algo que posteriormente se ha seguido realizando en muchas circunstancias: la externalización de la fuerza de trabajo.
Caso de no haber creado la proletarización de la sociedad se hubiese hecho necesaria la contratación de esa mano de obra a otros capitalistas que se hubiesen dedicado en exclusiva a la tenencia de mano de obra esclava con el fin de alquilarla a las nuevas industrias. Pero eso, evidentemente, era bastante más complicado que directamente convertir al esclavo en proletario, y que fuese él el único responsable del mantenimiento físico de sí mismo y de su familia.
Con esas premisas, estrictamente económicas, el uso de mano de obra esclava comenzaría a declinar, pero no todavía en ese momento. En las colonias británicas seguía a buen ritmo. En las históricas, donde el mal trato histórico acabaría ocasionando sublevaciones, y las que se incorporaron a partir del siglo XIX, donde como en Cuba, por ejemplo, se llegó a conocer el más escandaloso crecimiento de población esclava, mantenida por una clase política, nominalmente española, pero con relaciones de tal nivel con Inglaterra, que como en el caso de los conocidos como “libertadores”, dista muy poco de la condición de vasallos de Inglaterra.
El brutal incremento de población negra en Cuba se produjo, sí, durante el siglo XIX, cuando ya Inglaterra había abolido la esclavitud y estaba inmersa en conseguir la abolición del tráfico de esclavos que ella, por interés propio había abandonado, y al que además no podía dedicarse al estar usando esos barcos para llevar ingleses a Australia, pero el inicio de la fiebre esclavista en la isla se produjo a raíz de la ocupación inglesa de Cuba en 1762, cuando fueron introducidos miles de esclavos en menos de un año, y donde tras la evacuación militar quedó un ejército de banqueros y especuladores de todo tipo que se hicieron con los medios productivos de la isla, entre ellos el más importante John Kennion, y con el concurso de la flota ilegal inglesa, la misma que en décadas anteriores completaba la labor de la flota legal, estaba en situación de hacer de Cuba un nuevo Haití o una nueva Jamaica.

en los once meses de ocupación inglesa de la ciudad, en el puerto de La Habana entraron más de setecientos barcos mercantes, cuando nunca, en todo un año, habían entrado más de quince, aparte de los barcos que transportaban metales preciosos y que estaban bajo el control real. De estos barcos, probablemente veinte, es decir, uno de cada cuarenta, eran negreros. (Thomas 1971)


Texto completo en el siguiente enlace: http://www.cesareojarabo.es/2018/09/el-trafico-negrero-en-espana-hasta-el.html

0 comentarios :

 
;