sábado, 2 de mayo de 2020

Nada en común (XXVIII)

¿Control de la banca? Por favor. ¿Desde cuando la banca se deja controlar por su protegido? ¿Cuánto dinero cuesta un voto? En las primeras décadas del siglo XX, los caciques compraban con dinero voto a voto. En esta democracia no sucede así, pero ¿cuánto cuesta la obtención de un voto?; ¿cuánto la de un millón de votos? ¿de dónde sacan el dinero los partidos para conseguir su objetivo? ¿qué costo tiene ese dinero? ¿cuándo y cómo es devuelto ese dinero? Los bancos lo saben muy bien. Entonces, ¿quién controla a quién? ¿quién sirve a quién?



En la Universidad, como en el resto de la sociedad, el ambiente se estaba caldeando. Cesáreo, que siempre fue autónomo, continuó en esa situación, ya que se veía incapaz de ilusionar en la lucha a otros compañeros que, no obstante, coincidían ideológicamente. Pero su seguridad económica y social pesaba más que los ideales.

Cesáreo se preguntaba si es que, acaso él, no tenía seguridad social y económica que salvaguardar.

Los invertidos comenzaban a salir del armario. Se atrevían a salir travestidos a la calle, y en particular en Rambla de Cataluña, donde algunos amigos de Cesáreo, tan autónomos como él mismo, les hicieron alguna agradable visita. Cesáreo estaba ocupado en otras cosas, en su lugar de trabajo, en la Universidad y en su militancia en Alianza del Trabajo Nacionalsindicalista.

En la universidad, los invertidos militantes pretendían pasar como normal su situación; ciertamente lo hacían de manera solapada, mediante la mecha que acabaría haciendo estallar el petardo: el feminismo, cuyos insultos no se veían contrarrestados por nadie, por lo que, coincidiendo con una charla que organizaron en la Facultad de Pedagogía, colgó una pancarta en la entrada de la Facultad, e invadió los alrededores con una
octavilla que decía:

HOMBRE: (Se entiende por tal a quién lo es. ¿Está claro?
MUJER: (La misma aclaración que para el hombre)
Los seres degenerados, los que hicieron caer Grecia y Roma dominan hoy el mundo; los enemigos de la cultura y amigos del vicio nos oprimen: LIBERÉMONOS.
HOMBRE, MUJER, sé consecuente. Compañeros, decid Claramente lo que pensáis sobre los “honorables” homosexuales (maricones y tortilleras les llama el pueblo). ¿Por qué son ellos libres de hacer lo que quieran mientras los hombres, las mujeres, tenemos que someternos a las leyes que esos degenerados nos quieren imponer?
Toda especie que degenera, sucumbe, y la especie humana se encuentra en avanzado
estado de descomposición.
HABLEMOS SOBRE EL TEMA EL LUNES 5 DE DICIEMBRE A LAS 7:30 DE LA
TARDE, EN EL BAR
¡¡VIVA LA HUMANIDAD!!

La verdad es que, a la hora citada, Cesáreo estaba en el bar...tomando cerveza. No osó tomar la palabra. Vamos, no se atrevió. Tal era el estado de libertad en que se encontraba.

El 20 de Noviembre se congregó en Madrid una ingente cantidad de personas conmemorando el fallecimiento de Franco y de José Antonio. Cesáreo no asistió. A pesar de ello y de la lluvia, la concentración fue un éxito en cuanto a número de asistentes. Los discursos, en defensa de España. Pero el enemigo era cada vez más poderoso, y el silencio sobre la disidencia, atronador.

0 comentarios :

 
;