sábado, 8 de agosto de 2020

Las "formas" del comunismo (26)

“Se dice que la guerra de guerrillas aproxima al proletariado consciente a la categoría de los vagabundos borrachines y degradados. Es cierto. Pero de esto sólo se desprende que el partido del proletariado no puede nunca considerar la guerra de guerrillas como el único, ni siquiera como el principal procedimiento de lucha; que este procedimiento debe estar subordinado a los otros, debe ser proporcionado a los procedimientos esenciales de lucha, ennoblecido por la influencia educadora y organizadora del socialismo.”



De todo lo relatado hasta aquí parece que puede inferirse que“por supuesto, Stalin fue el tirano más sangriento en la historia de la humanidad, pero él estaba siguiendo simplemente el camino Leninista. Stalin fue el verdugo que ejecutó las sentencias del Juez Lenín y llevó a cabo sus planes de esclavitud. Una vez más es posible citar una orden correspondiente de Lenín: "Comience una implacable campaña de terror y guerra contra los granjeros y otros elementos burgueses que están escondiendo un exceso de grano."

Materiales y documentos sobre el terror bolchevique recogidos por el Buró Central del Partido socialista-revolucionario ruso:
“Aniquilar al adversario y, después de reducirlo a la impotencia, aplicarle todas las represalias de una justicia sumaria”  Eran las instrucciones emanadas de la autoridad soviética en Octubre de 1917.

“Las numerosas dependencias de la Seguridad General ocupan en Moscú todo un barrio situado entre las calles de la Lubianka grande y la Lubianka pequeña, y en una serie de calles y callejuelas adyacentes… Se trata de una auténtica ciudad dentro de la ciudad, que funciona día y noche, gracias a los esfuerzos conjuntos de la Vetcheca y de la cheka de Moscú.”

Los métodos de genocidio estalinistas se diferencian de los métodos de genocidio leninistas en que su aplicación se llevó por delante históricos genocidas que habían servido a los intereses de Lenin, pero que resultaban contrarios para los intereses de Stalin. Stalin no hizo otra cosa que señalar el rumbo que posteriormente ha seguido aplicando en el mundo los seguidores de este sistema genocida. Las muestras las tenemos en la misma España, donde la ETA se ha llevado por delante a algunos elementos que por algún motivo habían discrepado de los intereses de la banda, y a la postre les sirven como argumento. ¿En quién piensa la gente hoy cuando por cualquier circunstancia le interesa al sistema decir algo contra la ETA? En aquellas pocas víctimas de ETA que pueden considerarse como tales porque, efectivamente han sido asesinadas por ETA, pero que en caso de confrontación bélica, sin lugar a dudas hubiesen estado enfrentadas, no a la ETA, sino al resto de las víctimas. Es una paradoja que entre las víctimas de ETA o del marxismo en general se encuentren algunos nombres, pero es, al cabo, algo que el propio marxismo utiliza como victimario propio. Es una vertiente curiosa del genocidio, que se da armas ideológicas a sí mismo para justificarse y perpetuarse.

“Para comienzos de 1939 todos los bolcheviques que participaron junto a Stalin en
la revolución habían sido condenados a muerte, este proceso de depuración del
Politburó concluyó con un trofeo codiciado por José Stalin, el asesinato de León
Trotsky en México, el brazo criminal de Stalin cruzó el atlántico para matar a quien
había sido su mayor opositor y más vehemente crítico.”

Por su parte la tortura, que ya era evidente con el régimen leninista, cobró con Stalin especial importancia, ya que no en vano era utilizada, no sólo en el genocidio sobre el pueblo, sino también en la purga. Se especializaron en los “hospitales psiquiátricos”. “Casi todos los internados en estos hospitales no padecían de ninguna enfermedad mental, sin embargo, eran diagnosticados con esquizofrenia y sometidos aelectrochoques, sesiones de radiación y obligados a usar drogas psicotrópicas y anti-psicóticos. Esto repercutía en la psiquis del individuo y alteraba su equilibrio mental. Era la excusa que precisaban los “psiquiatras” de estos centros para tranquilizarlos con demoledoras palizas.  .
Pero, ¿hasta dónde llega la tortura?, porque, ¿cómo se puede catalogar el genocidio marxista llevado a cabo sobre la población ucraniana durante la represión por hambre llevada a cabo a partir de 1924? ”Ante el acostumbrado hermetismo de los regímenes comunistas no se pudo precisar exactamente el número de muertos puesto que eran recogidos de las calles y enterrados en fosas sin ningún tipo de registro. Los propios comunistas hablan de un millón y medio de víctimas, mientras que el gobierno ucraniano afirma que fueron no menos de 10 millones de personas las que murieron de inanición.”

Si el hambre era arma del genocidio soviético, también lo eran las deportaciones. “Se trataba de arrancar de raíz a familias enteras de la tierra donde habían vivido por generaciones y trasladarlos hacia Siberia en condiciones, por demás, miserables. Centenares de miles de familias fueron separadas; padres, hijos y abuelos, de repente, se vieron embarcados en trenes diferentes, con rumbos distintos y muy distantes entre sí, lo que provocó que muchos de ellos no volvieran a verse nunca más…  Las familias eran sorprendidas en sus casas, sin ningún aviso previo, por la policía política soviética, apenas les daban 30 minutos para que se preparasen. Lo tétrico es que ni siquiera fueron sometidos a esos graciosos tribunales titiritescos, tampoco se les dijo las razones por las que eran trasladados ni al lugar donde iban. Es fácil imaginarse el pánico del que fueron objeto los deportados y la conmoción mental que debieron padecer al enterarse, que no sólo dejaban sus bienes y su casa, sino que además, hijos y padres eran separados.

Texto completo http://www.cesareojarabo.es/2018/06/las-formas-del-comunismo-texto-completo.html

0 comentarios :

 
;