domingo, 3 de enero de 2016

Don Quijote, algo más que una novela

Don Quijote, Cervantes, La Mancha

Cuatrocientos años disfrutando del título de mejor novela en lengua española no es, ni puede ser, suficiente para convencer al interesado por el tema, que la historia del ingenioso hidalgo es solamente una novela.

Novelado es el relato, pero no cabe duda, a cualquiera que se introduzca en su lectura, que el trasfondo de la misma guarda secretos que quieren ser revelados a quienes se sientan interesados por ellos.
Secretos que entran de lleno en la historia de España; secretos que entran de lleno en la Filosofía, con mayúscula.

Don Quijote de la Mancha es una obra literaria, eso sí, que sobrepasa ampliamente el concepto de novela, y que sobrepasa ampliamente la capacidad literaria de su autor.

No seré yo quién ponga en entredicho esta cualidad en D. Miguel de Cervantes Saavedra. Sería una osadía por mi parte; una osadía que supera, también ampliamente mis conocimientos literarios, filosóficos e históricos.

Pero, así como me considero fiel seguidor de la persona, obra y pensamiento de mi señor Don Quijote, no puedo decir, ni de lejos lo mismo sobre ninguna otra obra de Cervantes, que no solamente no ha conseguido, no ya encandilarme; no ya convertirme en seguidor fiel de ningún otro personaje del escritor, sino que no ha conseguido, tan siquiera, interesarme la trama.

Y es que el resto de la obra de Cervantes es novela; género que, personalmente, no llego a comprender. La ficción  de la novela, sea de Cervantes o de cualquier otro autor, no llega a cubrir mis expectativas sobre lo que leo.

No seré yo, como digo, quién discuta la categoría literaria, ni de Cervantes ni de ningún otro novelista, pero me permito remitir a los interesados a la lectura de don Miguel de Unamuno, en particular a su obra: Vida de Don Quijote y Sancho.

Dice don Miguel de Unamuno que si Cervantes fue capaz de escribir semejante obra fue debido a una GENIAL INSPIRACIÓN QUE JAMÁS VOLVIÓ A CONOCER Y, SI COMO PADRE ENGENDRÓ A DON QUIJOTE, ÉSTE TIENE MÁS DE SU MADRE, EL PUEBLO ESPAÑOL.

Dice más cosas Don Miguel de Unamuno respecto a Cervantes; cosas que, lamentablemente, no pudieron ser rebatidas por el autor de Don Quijote; y sin embargo, se dejó en el tintero, a mi modesto modo de ver, algo de una espectacular envergadura.

Entiende don Miguel de Unamuno, y yo con él, que la obra es de una magnitud más que digna de encomio, pero yerra, a mi modesto modo de entender, al afirmar que la misma fue obra de casualidad.

Por el contrario, yo entiendo que la obra en cuestión fue escrita con ánimo poco generoso; con ánimo de atacar la esencia de un pensamiento y de una forma de ser que, efectivamente, está reflejado en la idiosincrasia del de la Triste Figura, de don Quijote de la Mancha.

Quién es el protagonista de las inquinas de Cervantes es algo que pretendo interpretar y que iré exponiendo más adelante.

 Continuará...

Cesáreo Jarabo


0 comentarios :

 
;